¿Vas a rescatar tu plan de pensiones?

Conocer todas las opciones, qué deducciones hay y cuál es la mejor estrategia en cada caso es fundamental

¿Vas a rescatar tu plan de pensiones?

Rescatar nuestro plan de pensiones es una decisión importante que debemos analizar y contextualizar dentro de nuestro plan personal y familiar y poner en perspectiva en el conjunto de nuestras finanzas.

Tomar una decisión equivocada nos puede llevar a pagar de más por un dinero que llevamos años ahorrando e invirtiendo, poniendo en peligro esos planes y objetivos que teníamos en mente para cuando dejáramos de trabajar. ¿Cómo lo evitamos? Con un asesoramiento financiero personalizado y a la medida de nuestras circunstancias, y entendiendo las implicaciones de cada decisión.

Empecemos por el principio

El plan de pensiones está diseñado específicamente para el objetivo de la jubilación. Esto hace que sea un producto ilíquido, ya que solo se puede rescatar si se cumplen alguna de las contingencias de jubilación, fallecimiento, dependencia o incapacidad y, también, por los supuestos excepcionales de liquidez como enfermedad grave, paro de largo duración y a partir del 1 de enero de 2025, cuando las aportaciones tengan una antigüedad mínima de 10 años.

Cuando decidimos rescatar nuestro plan de pensiones tributamos en la base general como rendimientos del trabajo, a un tipo entre el 19% y el 47%, según la escala estatal. La ley nos permite rescatar nuestro dinero de varias formas: en forma de renta, de capital o de forma mixta. ¿Cuál es la mejor? Dependerá de nuestras circunstancias personales y económicas y de qué vamos a querer de ese dinero. Por ello, para valorar qué opción es la que más nos conviene es recomendable hacer un ejercicio de planificación financiera para ver los distintos escenarios que tenemos, tanto por el lado fiscal como por el financiero y el personal.

Realizar este ejercicio para ver qué nos interesa más es fundamental porque, por ejemplo, no debemos pasar por alto la reducción del 40% que nos podemos aplicar si hacemos el rescate en forma de capital -es decir, todo de golpe- de las aportaciones que hayamos realizado antes de 2007. Aquí hay que saber que existen unos límites temporales para poder aplicarnos esta deducción.

¿Cuáles son los plazos para rescatar el plan de pensiones con la reducción del 40%? Los que se jubilaron a partir de 2015 tienen el año de jubilación en curso y los dos posteriores para poder aplicarse la deducción y los que se jubilaron entre 2011 y 2014 pueden hacerlo en el año en el que se jubilan y en los ocho ejercicios siguientes. Por esto, 2022 es el último año para que los que se jubilaron en 2020 y en 2014 puedan rescatar su plan con esta reducción del 40%; 2023 es el último año para que se apliquen esta deducción los que dejaron de trabajar en 2021 y en 2015.

Vamos a verlo con un ejemplo. Si hemos retirado 20.000 euros de nuestro plan de pensiones -de aportaciones anteriores a 2007 y en forma de capital-, solo tendremos que tributar en el IRPF por 12.000 euros, mientras que los 8.000 restantes están exentos.

¿Y si no contamos con ninguna otra renta? Si no tenemos otros ingresos durante la jubilación, nos interesaría rescatar en forma de renta unos importes anuales concretos para no tener que tributar. Por ello, para ver qué cantidad es la que deberíamos rescatar, tendríamos que hacer unos números y analizar nuestro caso de la mano de un asesor financiero.

¿Qué más hay que saber? Si hacemos el rescate en forma de capital, nuestra base imponible sube, por lo que pagamos más impuestos, pero se concentran en ese momento. En estos casos deberíamos hacer un análisis de toda nuestra situación financiera y patrimonial porque puede que nos interese rescatar en forma de capital las aportaciones anteriores a 2007 y dejar el resto invertido o rescatarlo poco a poco en forma de renta.

Por otro lado, si las aportaciones que no tiene reducción las vamos rescatando en forma de renta, pagamos menos impuestos -porque cada año sacamos cantidades más pequeñas-, pero lo hacemos durante más tiempo. Por ello, en este último caso, siempre nos interesaría calcular qué cantidad rescatamos cada año para no saltar de tramo.

Preparar nuestra jubilación en los años previos

Cuando estamos a punto de jubilarnos, para optimizar nuestras finanzas y rescatar el plan de la forma más eficiente, deberíamos analizar en qué situación nos encontramos y mirar hacia el futuro: cuánta pensión de la Seguridad Social vamos a cobrar, o si vamos a contar con algún otro ingreso extra -por ejemplo, alquileres, que subirían nuestro tipo marginal- que nos permita vivir un tiempo cobrando solo la pensión pública. Si este es nuestro caso, podemos plantearnos dejar que nuestro dinero siga invertido durante más tiempo para, así, seguir beneficiándonos de los mercados y conseguir un capital final mayor.

¿Cuándo es conveniente rescatar el plan de pensiones? Podemos hacerlo una vez hemos cumplido la contingencia, en este caso, cuando ya nos hemos jubilado. Es decir, podemos rescatar el plan de pensiones una vez hemos dejado de trabajar, pero no estamos obligados a hacerlo en ese momento. Aquí es importante destacar que si esperamos a rescatar el plan de pensiones cuando ya hemos empezado a cobrar la pensión pública, por lo general, pagaremos menos impuestos porque la pensión pública de la jubilación suele ser inferior al salario que percibimos como trabajadores, por lo que el tipo al que tributamos será también más bajo.

Normas
Entra en El País para participar