Stephen Cohen: “Por primera vez hay una comunidad de inversores en Europa”

La mayor gestora del mundo administra fondos en el Viejo Continente por valor de dos billones de euros

Stephen Cohen, jefe de BlackRock para Europa, África y Oriente Medio.
Stephen Cohen, jefe de BlackRock para Europa, África y Oriente Medio.

BlackRock lleva años siendo la mayor gestora de fondos del planeta (casi 8 billones de dólares de activos bajo gestión) y también en Europa, donde ya gestiona dos billones de euros. Con todo, su máximo responsable para el Viejo Continente, África y Europa, Stephen Cohen (Johannesburgo, Sudáfrica, 1975) considera que aún tienen mucho margen de crecimiento gracias a su fuerte posición en fondos cotizados de bajo coste, un tipo de producto que no para de crecer. Y a su decidida apuesta por la inversión sostenible y por los activos alternativos, dos tendencias muy poderosas dentro de la industria.

¿Cómo ve la situación de los mercados financieros?

En Bolsa, el foco está puesto en las revisiones a la baja de los resultados. Habrá que ver cuando podemos decir que las caídas de beneficios han tocado suelo. A partir de ese punto, la gente irá recobrando poco a poco la confianza en la inversión bursátil. Aún no estamos en ese punto.

La situación económica es difícil...

La clave aquí son los movimientos de la Reserva Federal. Hace dos semanas ya vimos cómo la Bolsa se disparaba porque el dato de inflación fue algo mejor de lo esperado, lo que implica que la Fed podrá ser más suave en las subidas de tipos. Estos movimientos también están condicionando la evolución del dólar, que está en máximos frente a la mayoría de divisas. La clave es cuándo se controlará la inflación. Solo entonces se acabará la política monetaria restrictiva.

¿Será en 2023?

Es pronto para decirlo. Empezamos a ver en Europa cierta moderación de la inflación. En Estados Unidos, también, pero solo en algunas partes, como los precios de la energía. En el mercado inmobiliario sigue habiendo mucha presión. Es verdad que empezamos a ver signos que apuntan a que estamos ya cerca del pico de inflación. Pero hay que ser prudentes y ver si los próximos datos lo confirman. Además, cuando se alcance el pico, eso no tiene por qué traducirse en una rápida caída.

¿En qué áreas ve potencial?

Por ejemplo, en el sector de la salud. Vemos dinámicas muy atractivas. Creo que es un momento ideal para apostar por megatendencias y aislarse de la volatilidad de los mercados en el corto plazo.

¿Cuáles son las principales tendencias en la industria de gestión de activos en Europa?

La primera, la digitalización. Cada vez hay más neobancos y neobrókers que tienen una forma muy digital de relacionarse con el cliente. Pero también los bancos tradicionales, con sus propios proyectos digitales. Está cambiando la forma de llegar al cliente. También hay una tendencia clara para utilizar fondos cotizados [ETF, en inglés] en la construcción de carteras. Es una forma muy sencilla de tener una buena asignación de activos, a través de fondos indexados. En Reino Unido, en Alemania… está creciendo muchísimo. Será uno de los grandes movimientos de los próximos cinco años.

En Alemania hay proyectos como Scalable Capital o Trade Republic que están cambiando el mercado…

Sí. Son plataformas online muy potentes, para que el minorista pueda invertir con facilidad. Tanto en acciones como en carteras de ETF. Cada vez le están dando más importancia a esta última parte. Al final, se demuestra que la tecnología ETF empasta muy bien con todos estos desarrollos digitales. Es una forma muy sencilla para que el inversor final invierta en carteras de activos muy transparentes y diversificadas. Te abres una cuenta de brokeraje y en unos cuantos clicks puedes comprar un ETF que tiene miles de empresas.

¿Cómo van a cambiar el mercado?

El auge de estos jugadores demuestra un cambio demográfico importante. Por primera vez en la historia se está creando claramente una comunidad de inversores en Europa. En Estados Unidos ya existía, pero aquí todo el mundo estaba aún muy ligado a su banco, donde tenías tu cuenta corriente, tu fondo... Ahora, está aumentando la cultura financiera y el interés por invertir. Las plataformas digitales están contribuyendo mucho en este movimiento. También las plataformas que lanzan bancos tradicionales o gestoras. Y los ETF están en el corazón de este movimiento.

En España hay algunas propuestas de este estilo, como Santander con Openbank y CaixaBank, con SmartBank

Sí, conocemos muy bien estas propuestas de negocio digitales. Y son muy interesantes. Creemos que pueden atraer a una nueva tipología de clientes.

¿Los nuevos clientes son más jóvenes?

No tanto como cabría esperar. Es cierto que han atraído a clientes jóvenes, que han comenzado a invertir por primera vez. Pero también estamos viendo a gente de todas las edades, que nunca había sido inversor y que ahora se están animando. En parte, por este acceso digital más sencillo. Para muchos, invertir es una idea un tanto complicada que les asusta. Ahora, en cambio, es más fácil. Lo puedes hacer sin tener un asesor financiero.

Aquí también han surgido algunos proyectos de gestión indexada, como Indexa Capital, Finizens o InbestMe…

Sí, hay proyectos similares en toda Europa. Y creo que tienen mucho potencial. BlackRock es un proveedor muy interesante para todos ellos. Muchos están contribuyendo a acercar a la inversión a personas que nunca antes lo habían hecho, gracias a su sencillez en la contratación y a los bajos costes.

En los últimos meses BlackRock ha sufrido salidas de dinero de sus fondos en España...

Han sido salidas coyunturales, motivadas por el mal momento de mercado. Pero creo que las perspectivas de negocio siguen siendo buenas. Ahora, con las subidas de tipos, estamos viendo un gran interés en nuestros fondos de renta fija a corto plazo, un tipo de activo muy popular el España, donde hay un perfil de inversor bastante conservador.

¿Dónde esperan crecer?

Hay mucha demanda de fondos de activos alternativos a los bonos y las acciones. Especialmente fondos de infraestructuras. También creo que seguiremos viendo fuertes crecimientos de los fondos indexados. Hay mucho interés por la gestión pasiva.

¿Qué opinan sobre las criptomonedas?

En Estados Unidos sí que lanzamos una especie de vehículo privado que invierte en bitcóin, porque había mucho interés por parte de los clientes. No sé si en Europa llegará a haber algo similar. En nuestra plataforma de gestión de riesgos, Aladdin, sí que hemos incluido la posibilidad de monitorizar estos activos digitales. Lo que la actualidad demuestra es que es un universo muy volátil y cambiante.

Normas
Entra en El País para participar