BlackRock cree que España puede ser el país transformador de Europa en materia energética

El CEO de la compañía, Larry Fink, considera que "España está infravalorada por los inversores"

Larry Fink, presidente y consejero delegado de BlackRock.
Larry Fink, presidente y consejero delegado de BlackRock. Reuters

El consejero delegado de BlackRock, Larry Fink, ha destacado este jueves que España tiene la oportunidad de convertirse en el país transformador de Europa en materia energética por varios factores, como son su liderazgo en energía solar y eólica, la cercanía a fuentes de gas y la presencia de grandes empresas internacionales.

Así lo ha afirmado durante una conversación con el presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, durante el segundo foro de Sostenibilidad que la entidad bancaria ha celebrado en Madrid. "España está infravalorada por los inversores. Creo que tiene la oportunidad de ser el país transformador de Europa", ha afirmado Larry Fink, quien también apuesta porque el país se "un motor global de la descarbonización".

Durante la conversación, Carlos Torres Vila y Larry Fink han coincidido en la necesidad de invertir en nuevas tecnologías que permitan la transición hacia una economía descarbonizada, lo más justa y equitativa posible, con objetivos reales a corto plazo y sin dejar atrás a los países emergentes.

Fink también ha citado a España como un "líder en energía solar durante años y cada vez más alimenta su red eléctrica con energías renovables". El máximo representante de BlackRock ha puesto en valor, asimismo, el papel de BBVA en este proceso de descarbonización. "BBVA está marcando la diferencia en México, en España y en todas partes", ha destacado Fink.

Por su parte, el presidente de BBVA ha hecho un llamamiento a "pasar de las palabras a la acción" en la lucha contra el cambio climático. Torres ha recordado los efectos "muy evidentes y tangibles" observados este verano, como las olas de calor, los incendios o las inundaciones. En este sentido, ha considerado que por delante queda un "reto formidable, el de descarbonizar la economía", que requerirá una elevada inversión para el desarrollo de nuevas tecnologías y su implementación en todo el mundo.

Todo esto en un contexto de incertidumbre, "que no habíamos visto en décadas", marcado por la tragedia humanitaria que supone la invasión de Ucrania, que ha dejado al descubierto los riesgos de la dependencia energética de los combustibles fósiles; pero también por la alta inflación, la respuesta de los bancos centrales con subidas de los tipos de interés y cómo esto va a afectar al crecimiento.

En este punto, Torres ha planteado a Larry Fink la posibilidad de que estos retos a corto plazo puedan dificultar la descarbonización. Al respecto, el consejero de BlackRock confía en que se encontrarán soluciones, tal como sucedió con el desarrollo de las vacunas contra la pandemia del coronavirus. No obstante, ha pedido objetivos reales para reducir la dependencia de los combustibles fósiles, con "soluciones a largo plazo".

El gas como aliado

El fundador de BlackRock considera que en el corto plazo es necesario adoptar algunas formas de combustibles fósiles como el gas, con menores emisiones. En este punto ha señalado que un ejemplo de distorsión económica es la alta inflación, derivada de acontecimientos como la invasión de Ucrania, la estrategia de Rusia en torno al gas y el precio del petróleo.

Todos estos factores impactan directamente en los precios de la energía, aunque los combustibles fósiles siguen siendo más baratos que las alternativas menos contaminantes. Sin embargo, Larry Fink se ha mostrado a favor de desarrollar nuevas tecnologías para que producir energía con menos emisiones sea más competitivo en términos de precios.

Asimismo, se ha mostrado de acuerdo con la decisión de Europa de incluir el gas como energía verde. Bajo su perspectiva, el gas puede ser una energía clave en esta transición hacia una economía descarbonizada, por ejemplo, usando este hidrocarburo en lugar del carbón cuando no haya oferta de energías renovables como el sol y el viento.

El CEO de BlackRock ha apuntado a la construcción de gasoductos como una de las claves en el entorno energético actual, aunque su puesta en marcha conlleva elevados costes. En este contexto, ha propuesto el uso del hidrógeno como "un componente importante de las energías renovables". "El hidrógeno va a ser, en nuestra opinión, la fuente de energía para los grandes motores, para la gran maquinaria", ha explicado.

Normas
Entra en El País para participar