Róver y Gévora construirán el primer tramo de la autovía Cáceres-Badajoz

La adjudicación asciende a 78 millones de euros

Construcción del puente de la Ronda Sur de Badajoz, una de las obras del grupo Rover en Extremadura.
Construcción del puente de la Ronda Sur de Badajoz, una de las obras del grupo Rover en Extremadura.

La Dirección General de Carreteras ha confiado a la UTE formada por las constructoras Rover y Gévora el tramo de 13 kilómetros con el que se inicia la ejecución de la prolongación de la autovía A-58 entre Cáceres y Badajoz. El presupuesto de licitación era de 76 millones más IVA, y el de adjudicación ha ascendido a 65 millones más IVA, lo que totaliza 78,6 millones de euros. La A-58 discurre en la actualidad entre Trujillo y Cáceres.

La adjudicación a estas compañías no cotizadas integrantes de la asociación Anci contempla un plazo de ejecución de 40 meses. La vía de alta capacidad será habilitada sobre la actual carretera nacional N-523, cedida por la Junta de Extremadura al Ministerio de Transportes en 2019, cuando era la Ex-100 (Real Decreto 334/2019, de 26 de abril).

El segmento que discurre por los Llanos de Cáceres y que ha ido a manos de Rover y la extremeña Gévora parte de Cáceres, en concreto del enlace de la Ruta de la Plata (A-66), y concluye tras cruzar el río Ayuela. La infraestructura también atravesará el río Salor.

Los trabajos, licitados el pasado mes de septiembre, incluirán la habilitación de nueve pasos superiores, dos viaductos y un paso inferior, así como la reposición de servicios afectados, obras de drenaje, cerramientos o canalizaciones de fibra óptica.

Normas
Entra en El País para participar