El difuso acuerdo de Credit Suisse con Apollo es mejor que nada

No dice el precio de compra de parte de su unidad de productos titulizados, pero se sabe que no será con descuento

Sede de Credit Suisse, en Zúrich.
Sede de Credit Suisse, en Zúrich. reuters

Credit Suisse puso el martes al día a los inversores sobre sus esfuerzos para descargar una parte de su banco de inversión, aunque no tenía mucho que decir. Sin embargo, una palabra en una declaración por lo demás confusa, “prima”, muestra que todo el ejercicio probablemente haya merecido la pena para el consejero delegado, Ulrich Körner.

El banco suizo de 12.000 millones de dólares dijo que se estaba deshaciendo de unos 55.000 millones de activos en su unidad de productos titulizados, principalmente vendidos a Apollo Global Management, como parte de un plan más general para reducir las partes de la banca de inversión que no ayudan a su negocio principal de patrimonios.

Sin embargo, no se han dado detalles financieros clave, como el precio. El comprador estadounidense, que ya cuenta con unos 523.000 millones de dólares de dinero de clientes, también gestionará los 20.000 millones restantes de préstamos e hipotecas empaquetados de Credit Suisse, a cambio de una comisión.

Esta estructura de la operación será una decepción para los accionistas que esperaban una salida rápida y limpia de esta división tan rentable, que también se encarga de estructurar los créditos de las tarjetas de crédito y otros productos de deuda extraños. El acuerdo con Apollo y otras transacciones menores solo reducirán los activos ponderados por riesgo de Credit Suisse en unos 10.000 millones de dólares para mediados de 2023, lo que supone menos de la mitad de los 22.000 millones que, según Körner, tenía la unidad a finales de septiembre. El resto tendrá que reducirse con el tiempo, y probablemente muy despacio: el acuerdo de gestión de activos con Apollo tendrá una duración de cinco años.

Pero también hay buenas razones para la vaguedad. Algunos de los prestatarios subyacentes, por ejemplo, tienen que dar su consentimiento para el cambio de propiedad, cuenta una fuente familiarizada con el asunto. Y es posible que los deudores puedan reembolsar antes de tiempo. Ambas dinámicas significan que las cantidades son un blanco móvil.

Credit Suisse dijo también que el precio de venta final dependerá de los tipos de descuento. Ello sugiere que tanto él como Apollo podrían actualizar las condiciones en función de los tipos de interés vigentes cuando estén preparados para cerrar la operación.

Sin embargo, los inversores ya tienen el detalle más importante. Credit Suisse dijo en su comunicado que el impulso esperado a sus niveles de capital dependerá de la prima que pague Apollo, lo que implica que la venta con descuento está descartada. Dado que Körner está vendiendo desde una posición de debilidad en medio de unos mercados espinosos, eso representa una ganancia para los accionistas. Incluso un acuerdo difuso es mejor que ninguno.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías