Beka Finance: el nuevo jugador financiero que quiere doblar su negocio en fondos de inversión

Aspira a pasar de 6.100 millones a 12.000 millones para 2025

Carlos Stianopoulos, consejero delegado de Beka Finance.
Carlos Stianopoulos, consejero delegado de Beka Finance.

Beka Finance se ha convertido en un gigante financiero de la noche a la mañana. La antigua sociedad de valores de Bankia Bolsa ha ido ampliando sus negocios bajo las órdenes de Carlos Stilianopoulos y ya es uno de los grandes jugadores financieros españoles. Tras la adquisición de Trea Asset Management (pendiente de aprobación) el grupo quiere disparar su gestión de fondos de inversión y pasar de los 6.100 millones hasta los 12.000 millones en 2025.

La entidad presidida por Carlos Tejera y controlada mayoritariamente por la firma de capital riesgo Gala Capital, ha ido diversificando sus fuentes de ingresos a toda velocidad.

El negocio que más volumen aporta a la firma es el de las titulizaciones de crédito (una forma para agrupar deuda y convertirla en vehículos que pueden ser adquiridos como inversión por parte de fondos). Beka Titulización gestiona activos por valor de 19.300 millones de euros.

Sin embargo, esta división tiene unos márgenes pequeños y donde Stianopulos y Gala Capital quieren crecer es en la gestión de fondos de inversión.


Compra de Trea AM

Beka Finance ya tenía algo de dinero en fondos (80 millones de euros) pero la adquisición de Trea AM le hace dar un salto enorme en esta industria. La firma, propiedad del financiero catalán Carlos Tusquets, tenía un negocio importante gestionando fondos para clientes de Cajamar y Mediolanum.

También en el negocio universitario

El grupo de Beka Finance también tiene intereses en el sector de la educación. Es propietario de la universidad Schiller International, con sedes en Madrid, Heidelberg (Alemania), París (Francia) y Tampa (Estados Unidos). Para esta compra, participó tanto Beka como Gala Capital y algunos de los clientes de ambas firmas.

Esta es una de las señas de identidad de Beka, que en muchos de los proyectos e inversiones participan tanto el grupo, con una inversión directa, como algunas de las familias a las que asesoran. Cuenta también con participaciones en la mayor productora de musicales de España (SOM Produce) y en la productora de cine Secuoya, inquilinos de las producciones de Netflix en España.

Stianopoulos explica que quieren crecer en producto propio pero que “la posibilidad de hacer más acuerdos para gestionar fondos de terceros, bajo mandatos o formatos de marca blanca, sigue muy presente, y estamos ya sondeando operaciones incluso fuera de España, en Portugal y Latinoamérica”.

La carrera de adquisiciones del grupo ha sido exponencial. En 2020 compró la gestora de fondos de titulizaciones portuguesa Sagres y en 2022 tomó el control de la firma Haya Titulización.

El año pasado, Beka Finance Sociedad de Valores, una de las matrices del grupo, acabó el ejercicio con unas pérdidas 4,4 millones de euros, debido a la digestión de las compras. Pero este mismo año ya podría terminar en positivo.

Además de los fondos de inversión convencionales y las titulizaciones, Beka Finance tiene también un negocio de banca privada (que ahora está revisando, por la inflación salarial) y otro de multi family office para ofrecer a grupos familiares con fortunas elevadas distintos servicios sobre todo su patrimonio.

Fondos, titulizaciones, banca privada... pero aún hay más. Beka tiene también un departamento de banca de inversión (para asesorar en operaciones corporativas), otro departamento de crédito (para ofrecer financiación alternativa a los préstamos bancarios a pequeñas y medianas empresas), uno más de inversión inmobiliaria y, por último, una potente división de inversión en activos alternativos (compañías no cotizadas, proyectos agrícolas), donde comparte equipos con Gala Capital. Y también cuenta con un neobróker, Hey Trade.

Normas
Entra en El País para participar