Pasos para hacer el cierre contable de tu pyme

La empresa deberá regularizar las cuentas de gastos e ingresos para obtener los resultados del ejercicio

cierre contable

Se acerca el fin del año y las empresas deben realizar el cierre contable para conocer cuál ha sido su evolución durante el año.

A la hora de realizar el cierre contable es importante regularizar las cuentas de gastos e ingresos, esto es, los grupos 6 y 7, para obtener los resultados del ejercicio. También se deben regularizar las cuentas de patrimonio, los grupos 8 y 9, y realizar el cierre de todas las cuentas para que el saldo quede a cero.

Los expertos de Wolters Kluwer explican que para establecer el resultado del ejercicio, la empresa debe anular todas sus cuentas de ingresos y de gastos y obtener una sola en la que se refleje el beneficio o la pérdida obtenida.

Es fundamental a la hora de realizar el proceso la liquidación del IVA, ya que es necesario saber cómo se hace un cierre contable de fin de año y realizar los ajustes pertinentes sobre los saldos finales de las cuentas del IVA.

Operaciones intracomunitarias

Asimismo, se debe tener en cuenta que en 2020 entraron en vigor nuevas medidas para unificar las operaciones intracomunitarias de bienes de comercio transfronterizo en la UE, lo que supuso una simplificación en la tributación y en el tratamiento fiscal de estas operaciones. En este caso, hay que tener en cuenta que el proveedor realizará una entrega intracomunitaria de bienes y la adquisición también será sencilla en el momento de la compra definitiva. Además, para que exista una entrega intracomunitaria de bienes que esté exenta del impuesto se requerirá una traslación física de las mercancías de un estado a otro, un transporte y dos NIFS otorgados por dos estados miembros distintos. También la mercancía tendrá que ir acompañada de dos elementos de prueba de los recogidos en el Reglamento de Ejecución 282/2011 del Consejo de la UE (póliza de transporte de la mercancía, CMR o cualquier otro documento de acompañamiento).

A continuación, se deben regularizar las existencias y las provisiones. La regularización de las existencias se debe hacer mediante el cálculo de las compras realizadas, pero no consumidas, mientras que la de las provisiones tiene que ver con la pérdida de valor que pueden sufrir los inmovilizados, así como pérdidas y gastos futuros que se deben incluir en el pasivo no corriente del balance o en el pasivo corriente si la cancelación se prevé a corto plazo.

No hay que olvidar la depreciación de los activos, es decir, de los recursos fijos de la empresa, como es la maquinaria, y d ellos activos intangibles, que son aquellos de los que se pueden obtener beneficios, como son los derechos de autor.

Al realizar estos pasos se puede obtener el resultado contable, por lo que se puede calcular también el Impuesto de Sociedades, personal y directo que grava la obtención de renta por parte de las sociedades y demás entidades jurídicas que residan en territorio español.

Normas
Entra en El País para participar