Finanzas

Santander y BBVA, invitados a participar en la ampliación de Credit Suisse

La entidad suiza trabaja con 20 bancos candidatos a formar parte del sindicato de la operación

Santander y BBVA, invitados a participar en la ampliación de Credit Suisse
REUTERS

Credit Suisse ha invitado a al menos 20 bancos a unirse al sindicato para su ampliación de capital de 4.000 millones de francos suizos (4.000 millones de euros) para financiar el programa de reestructuración con el que encarrilar la deteriorada entidad. Según fuentes familiarizadas con el plan citadas por Bloomberg, el nuevo director financiero del banco, Dixit Joshi, organizó el viernes por la noche una conferencia con un grupo de banqueros con el objetivo de acelerar el plan, llamado proyecto Ghana

Además de los bancos principales que coordinan la operación, Morgan Stanley, Royal Bank of Canada, Deutsche Bank y Société Générale, Credit Suisse invitó a la operación a otra larga lista de de prestamistas. En este grupo estarían las dos grandes entidades españolas: BBVA y Santander, además de Goldman Sachs, Citigroup, Wells Fargo, JPMorgan Chase, BNP Paribas, Natixis, Credit Agricole, Barclays, ABN Amro, ING, Commerzbank, Sumitomo, Mediobanca, Intesa Sanpaolo, UniCredit, Bank of America, BMO, HSBC y Scotiabank están siendo sondeados para unirse al consorcio, según personas familiarizadas con el asunto.

Ninguna de las entidades comentó los detalles de la convocatoria o su eventual participación en la ampliación, y tampoco Credit Suisse. Morgan Stanley, Royal Bank of Canada, Deutsche Bank y Société Générale habían sido anunciados como bancos coordinadores el jueves. Algunos prestamistas pueden salir de la operación, si bien esta está totalmente suscrita, según indicaron a Bloomberg sus fuentes.

El banco pretende recaudar 4.000 millones de francos, y el Banco Nacional Saudí ya se ha comprometido a aportar aproximadamente un tercio de la oferta, convirtiéndose en el principal accionista del banco. Credit Suisse anunció el jueves un programa de reestructuración que marca la retirada de la banca de inversión del segundo banco suizo, que se centrará en su negocio tradicional de gestión de activos y banca para grandes fortunas.

Aunque el anuncio incluía importantes cambios estratégicos, decepcionó a los de los inversores, que siguen preocupados por los riesgos de la reestructuración, así como por el deterioro de los beneficios. Las acciones del banco siguieron cayendo, por debajo de los 4 francos, hasta alcanzar un mínimo histórico que deja la capitalización de mercado de Credit Suisse a la altura de que su pequeño competidor Julius Baer.

El número de bancos es elevado para una ampliación de capital de tamaño relativamente pequeña. Pero las entidades suele acudir a estas operaciones porque mejoran sus posiciones en los rankings anuales y las relaciones con el sector. A cambio, las entidades que suscriben la operación corren el riesgo de quedarse con acciones con un valor por debajo de mercado.

Normas
Entra en El País para participar