Un extremo centro para que Italia pase la eliminatoria europea

Giancarlo Giorgetti, nuevo ministro de Economía y Finanzas, es europeísta y del ala más moderada de la Liga

Giancarlo Giorgetti, nuevo ministro de Economía de Italia.
Giancarlo Giorgetti, nuevo ministro de Economía de Italia.

El nuevo ministro italiano de Economía y Finanzas, Giancarlo Giorgetti (Cazzago Brabbia, 1966) es otro guiño europeísta y moderado de Giorgia Meloni, que parece haber abrazado el pragmatismo más absoluto, al menos en lo relativo a la economía, al asumir el cargo de primera ministra.

Giorgetti es, desde 2016, vicesecretario federal de la conservadora y otrora separatista Liga de Matteo Salvini. Diputado desde 1996, fue secretario del Consejo de Ministros desde junio de 2018 hasta septiembre de 2019, en el Gobierno de Giuseppe Conte, y luego, ministro de Desarrollo Económico (industria) desde febrero de 2021 hasta octubre de 2022, en el Ejecutivo de unidad nacional de Mario Draghi.

Nació en la localidad lombarda de Cazzago Brabbia (de menos de 1.000 habitantes, a orillas del lago de Varese). Allí creció el hijo de Angela, trabajadora de la tejeduría Piatti, y de Natale, pescador, primo del banquero Massimo Ponzellini. Tras diplomarse como perito mercantil, se graduó en Administración de Empresas en la Universidad Bocconi de Milán, convirtiéndose en auditor censor jurado de cuentas corporativas, así como en auditor del municipio de Varese.

Está casado con Laura Ferrari (que en 2008 se declaró culpable de una condena de 2 meses y 10 días por fraude a la Región de Lombardía, por saldos vinculados a una ONG que dirigía), y tiene una hija nacida en 2002. Es aficionado del equipo de fútbol inglés Southampton (hasta el punto de que fundó el club de fans Italian Saints junto con su hermano Francesco), y del modesto Varese Calcio (desaparecido en 2019), como su padre.

En la universidad estuvo cerca del Frente de la Juventud, el ala juvenil del neofascista Movimiento Social Italiano. A principios de los noventa, se unió a los movimientos separatistas Liga Lombarda y a la Liga Norte (la primera estaba federada en la segunda), fundados por Umberto Bossi, y en 1995 fue elegido alcalde de su ciudad natal, cargo que ocupó hasta 2004.

Elegido por primera vez a la Cámara de Diputados en 1996, fue reelegido en los sucesivos comicios desde entonces. De 2001 a 2006, fue presidente de la Comisión de Presupuestos de la Cámara. Dentro del partido, fue secretario nacional de la Liga Lombarda de 2002 a 2012, y es vicesecretario federal de la Liga Norte, ahora simplemente Liga, desde 2016.

Muy cercano a Bossi, se le consideraba su delfín. Con Salvini, oponente de Bossi y jefe de la Liga Norte desde 2013, siguió siendo uno de los miembros más influyentes del partido. Giorgetti es un político federalista y regionalista que apoya la descentralización. En 2018, sobre el auge del populismo, dijo que “el Parlamento italiano ya no importa porque ya no es comprendido por los ciudadanos, que lo ven como un lugar de inconclusión política”.

Intento de soborno

En 2006, se encontró en el centro de la polémica por un intento de soborno de dos años antes por parte del banquero Gianpiero Fiorani. Fiorani, de la Banca Popolare di Lodi, se presentó en el despacho de Giorgetti mientras este estaba ausente con 100.000 euros en efectivo, ocultos en un periódico que descansaba sobre su mesa, como agradecimiento por suavizar la hostilidad de la Liga hacia el entonces gobernador del Banco de Italia Antonio Fazio, como confesó el propio Fiorani. Giorgetti devolvió el soborno, pero no denunció el intento; es más, instó a Fiorani a dar el dinero al Varese Calcio.

Su nombramiento

El nuevo ministro de Economía italiano es europeísta, pro-EE UU y pro-OTAN; en lo económico, moderado y promercado. En el Gobierno de Draghi, se ocupó de expedientes empresariales complicados como Telecom Italia y Alitalia. Tiene el respeto de la comunidad empresarial, pero es, según Reuters, la segunda opción de Meloni, que intentó durante semanas convencer a Fabio Panetta, consejero del BCE, y uno de los principales candidatos a gobernar el Banco de Italia en 2023. Según la analista de Reuters Lisa Jucca, Giorgetti tendrá que esforzarse más que Panetta para conseguir el respaldo de los inversores internacionales para su endeudado país, pero confirma la apuesta pro-UE de Meloni.

Los problemas de Italia son similares a los de otros países del continente, pero su elevada ratio de deuda respecto al PIB, en torno al 150%, lo hace más vulnerable a los mercados financieros. Mantener los subsidios energéticos de Draghi (54.000 millones de euros, el 3% del PIB) duplicaría el déficit presupuestario de 2023, previsto en el 3,4%, siempre que se desplieguen todos los fondos pospandémicos de la UE, equivalentes al 2% de la economía nacional. Los ingresos fiscales caerán por la inminente recesión, y el gasto público se disparará por la inflación: en pensiones, hasta el 16,2% del Producto Interior Bruto.

Giorgetti deberá decidir si mantiene el programa de Meloni y sus socios Salvini y Berlusconi (Forza Italia), que incluye simplificar el IRPF a un 15% para todo el mundo (que costaría 40.000 millones anuales a las arcas públicas) y adelantar la jubilación (10.000 millones al año), o pone las barbas a remojar tras ver lo que ha sucedido en Reino Unido.

Meloni prometió el miércoles elevar el límite para hacer transacciones en efectivo, ahora fijado en 2.000 euros; la Liga de Giorgetti propone que sean 10.000. Draghi preveía reducirlo a 1.000. La primera ministra asegura no creer que haya una relación entre los pagos en efectivo y la evasión fiscal, otro de los males crónicos de Italia; hay 1,1 billones atascados en disputas legales, aunque podría optarse por una amnistía.

La eliminatoria está al rojo vivo, y Giorgetti, el jugador más centrista de un equipo de extremos, sale al campo para desatascarla.

Sus opiniones

En 2019, aseguró que los médicos de cabecera estaban en declive, porque los menores de 50 años se autoprescriben medicamentos por lo que leen en internet, o van directamente al especialista.

Aboga por volver a la ley electoral de 1993 (Mattarellum, por su diseñador, el ahora presidente de la República, Sergio Mattarella), que combina los sistemas proporcional y mayoritario.