¿Quién está detrás de Cívitas? El ‘sponsor’ del Metropolitano quiere la ciudad deportiva

El club prevé licitar en breve las obras por 200 millones. La inmobiliaria de reciente creación quiere facturar 400 millones en 2025

Exteriores del Estadio Cívitas Metropolitano en una imagen de ayer.
Exteriores del Estadio Cívitas Metropolitano en una imagen de ayer.

Las empresas ligadas al empresario extremeño Alejandro Ayala, impulsor de la inmobiliaria Cívitas, quieren presentarse a la licitación para ganar las obras de construcción de la futura ciudad deportiva del Atlético de Madrid junto a su estadio Cívitas Metropolitano. A pesar de dar nombre al coliseo rojiblanco, la compañía deberá competir con otras constructoras.

El acuerdo de patrocinio de Cívitas para el estadio comenzó esta temporada sustituyendo a la empresa china Wanda. Esa esponsorización es por cinco años, más otros cinco años prorrogables, por los que la inmobiliaria de origen extremeño paga una cantidad no dada a conocer públicamente, además de convertirse en socio estratégico de sostenibilidad del club.

Pero Ayala quiere, además, ser el principal constructor de la nueva ciudad deportiva, según afirma a este diario. El proyecto actualmente está siendo diseñado por la consultora KPMG para el Atlético y se prevé que las primeras licitaciones por parte del club se hagan en las próximas semanas.

El empresario pacense reconoce que su acuerdo de patrocinio del Metropolitano no garantiza que sea ganador de esas obras, pero confía en que su grupo de empresas presenten las ofertas más atractivas.

En la ciudad deportiva del Atlético de Madrid, que se levantará en lo que un día quiso ser la villa olímpica, se construirá un miniestadio, un hotel, un centro de alto rendimiento para la primera plantilla, una playa artificial para practicar surf, además de instalaciones municipales de atletismo y canchas deportivas. El club presidido por Enrique Cerezo ganó la concesión de ese suelo municipal por 75 años y prevé invertir alrededor de 200 millones en el desarrollo. Para afrontar el gasto, recibió una inyección gracias al reciente acuerdo de LaLiga con el fondo CVC.

La idea del presidente de Cívitas es que varias empresas participadas por los mismos socios de la inmobiliaria puedan intervenir en la nueva ciudad deportiva. La obra se canalizaría a través de la constructora Met, ligada al socio de Cívitas Jordi Llauradó, quien también es vocal de la junta directiva del FC Barcelona. Pero Ayala también prevé que otra empresa, Phi4tech, vinculada a los mismos socios, pueda aportar materiales y la firma Graphenstone dé soluciones de pintura.

Quién está detrás

Cívitas es, de hecho, la marca más conocida ahora de un entramado de varias compañías ligadas a varios socios. Tres empresarios son los referentes que controlan el 82% del capital de la promotora. El principal accionista es Ayala, que impulsó la inmobiliaria con compras masivas de suelo en Badajoz.

Otro de los socios de referencia es el empresario gaditano Miguel Rodríguez, fundador del grupo relojero Festina. Como tercer accionista aparece Juan Esquer, fundador de la gestora de inversiones Unique, que además aporta la participación de inversores privados.

Precisamente la compañía amplió capital hace unas semanas por 38 millones y aprovechó para recomprar las participaciones de socios minoritarios.

Una empresa sin ingresos

La promotora, originaria de Badajoz, es de nueva creación y está ahora en plena expansión por España. Sin ingresos todavía, Ayala reconoce que el patrocinio del Metropolitano se ha hecho a pulmón por parte de los socios, como publicidad para una promotora que prevé ser una de las grandes compañías inmobiliarias a partir de 2025.

El origen de la compañía es Cívitas Pacensis, donde Ayala apostó por el crecimiento de Badajoz con 120 millones en compras de suelo. El salto lo acaba de dar con el compromiso de inversión de otros 120 millones en suelo en Madrid, Granada, Málaga, Valladolid y País Vasco, entre otras ubicaciones.

La compañía prevé entregar sus primeras 56 viviendas este año en Badajoz, dar un salto a partir de 2024 con 600 unidades y desde 2025 con alrededor de 1.400 casas, lo que permitirá a la promotora, según su plan de negocio, lograr de 300 a 400 millones de facturación.

El comienzo de Cívitas en Badajoz tiene una explicación para Ayala. Allí prevé una expansión económica gracias a la nueva plataforma logística (donde se instalará Amazon), habrá un nuevo hospital de QuirónSalud y nuevos espacios universitarios, además de la fábrica de baterías que impulsa el empresario, lo que favorecerá el empleo. "En Badajoz todo lo que construyo lo vendo. Hay necesidad de vivienda y va a aguantar muy bien el cambio de ciclo", asegura. En esta ciudad extremeña ya cuenta con suelo para 8.000 viviendas, aunque reconoce que podría revender parcelas para financiar el crecimiento de la compañía.

El grupo prevé invertir 1.000 millones en un ‘cluster’ del litio en Extremadura

Alejandro Ayala es también el impulsor del grupo de empresas que prevé invertir 1.000 millones de euros en crear un cluster del litio y de almacenamiento energético en Extremadura.

“Queremos que toda la cadena de valor se cree y se quede en Extremadura”, afirma Ayala. Para ello, avanza en los permisos de una mina de litio en Las Navas (Cáceres), lo que sería crucial para la obtención de este mineral en la Unión Europea. Además, quiere reabrir la mina níquel y cobre de Aguablanca en Monesterio (Badajoz).

El plan de negocio pasa por continuar la cadena con una fábrica de celdas de supercondensadores (para energías renovables y centros de datos) en Badajoz, con capacidad para producir 600.000 unidades al año. Y por último, se sumará una factoría de cátodos –con el litio como materia prima–, fundamental para la fabricación de baterías.

Normas
Entra en El País para participar