El frustrado intento de robo de los 25 millones del monedero digital del fundador de Tuenti

La Policía Nacional desarticula en Madrid un grupo criminal formado por cuatro individuos acusado de secuestrar a Zaryn Dentzel, fundador de la red social.

Zaryn Dentzel, fundador de la red social Tuenti.
Zaryn Dentzel, fundador de la red social Tuenti.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en Madrid un grupo criminal formado por cuatro individuos (tres hombres y una mujer), como presuntos autores de los delitos de secuestro, robo con violencia e intimidación, lesiones, coacciones, amenazas y estafa, al secuestrar a un importante empresario para acceder a su monedero digital, que contenía más de 25 millones de euros, obtenidos en su gran mayoría de sus inversiones en bitcoin.

Se trata de Zaryn Dentzel, fundador de la red social Tuenti, según han trasladado a Europa Press fuentes de la Jefatura Superior de Policía. Con una pistola eléctrica y armas blancas, accedieron al domicilio y le maniataron entre continuas amenazas. Su finalidad era hacerse con las claves de su acceso privado al monedero digital el cual contenía más de 25 millones de euros, según ha informado la Jefatura Superior de Policía en un comunicado. Ya que no consiguieron entrar al mismo, sustrajeron objetos del domicilio como tarjetas bancarias y relojes de lujo de su caja fuerte. Tras ser puestos a disposición de la autoridad judicial, se decretó el ingreso en prisión de los cuatro.

La investigación se inició en noviembre del pasado año cuando tres varones y una mujer, disfrazados y con el rostro cubierto accedieron al interior del domicilio de un conocido empresario en el distrito madrileño de Retiro. Una vez en el interior, maniataron al propietario de la vivienda y a un empleado de mantenimiento al que rociaron en los ojos con un espray pimienta y separaron del propietario, verdadero objetivo del asalto.

Conminaron con gran violencia al propietario a que les facilitase las claves de su acceso privado al monedero digital por valor de 25 millones de euros. Además, registraron la casa consiguiendo tarjetas bancarias, relojes de lujo y dos maletas de aluminio donde metieron los objetos robados. Tras limpiar huellas, incluso rociando a las víctimas con productos de limpieza, salieron separadamente del domicilio al que habían accedido durante el tiempo en el que el conserje se ausentaba para comer. Una vez finalizado el asalto, la mujer integrante del grupo criminal, consiguió extraer de las tarjetas bancarias unos 2.000 euros.

Los agentes averiguaron que este grupo criminal disponía de amplia información sobre la víctima y sus hábitos para así planear minuciosamente el asalto. Además, los presuntos autores se dividieron la tareas tales como el acceso a la vivienda, el asalto, la custodia de las víctimas, las agresiones y amenazas e incluso la salida del domicilio.

Tras una larga y compleja investigación y tras meses de recopilación de datos, los agentes consiguieron identificar a los cuatro integrantes del grupo criminal. Se trataba de dos parejas que se concertaron en un momento concreto para cometer los delitos y que además no se conocían personalmente los cuatro hasta el momento de los hechos, resultando más difícil si cabe su vinculación. Además, la mujer, presunta autora, se trasladó a Reino Unido y por tal motivo se solicitó colaboración a los servicios británicos que mantuvieron informados a los agentes de su localización en todo momento.

Cuando regresó a España, los investigadores prepararon un operativo que culminó con la detención de los cuatro individuos como presuntos responsables de los delitos de secuestro, robo con violencia e intimidación, lesiones, coacciones, amenazas y estafa sobre el ciudadano estadounidense y de detención ilegal, amenazas y lesiones sobre el empleado. Tras su paso a disposición judicial, ya han ingresado en prisión.

Vendió la empresa a Telefónica por 70 millones de euros

Dentzel, de nacionalidad estadounidense, fundó la red social Tuenti en 2006 y solo cuatro años después, con una cartera de ocho millones de clientes, fue adquirida por Telefónica por 70 millones de euros. La teleco mantuvo a todo el equipo directivo, incluido Dentzel, "clave de éxito de la operación para dar continuidad a su evolución". En 2015 dio un paso a un lado y dejó de ser consejero delegado para pasar a ser presidente no ejecutivo y asesor de Telefónica en el ámbito de internet y la transformación digital. Doce meses después, Telefónica clausuró todas las funcionalidades relacionadas con la antigua red social, que actualmente permanece como una operadora virtual de telefonía.

Dentzel siguió dando rienda suelta a su espíritu emprendedor y fundó en 2017 Auro, compañía del sector VTC, con más de 3.000 vehículos, que ofrece un servicio de coches con conductor. En la actualidad, Auro tiene presencia en Madrid, Barcelona, Valencia y Málaga.

Normas
Entra en El País para participar