VidaCaixa lanza planes de previsión asegurados que rentan hasta un 2,78% anual

CaixaBank llevaba más de tres años sin ofrecer este tipo de seguro

Sede de VidaCaixa, filial aseguradora de CaixaBank, en Barcelona.
Sede de VidaCaixa, filial aseguradora de CaixaBank, en Barcelona.

Bancos y aseguradoras están empezando a renovar toda su oferta de productos de ahorro e inversión al calor de las subidas de tipos de interés. VidaCaixa, el brazo asegurador de CaixaBank, acaba de lanzar una nueva gama de planes de previsión asegurados (PPA), que llegan a garantizar un 2,78% de rentabilidad anual.

Hacía más de tres años que VidaCaixa no comercializaba activamente este tipo de productos, porque la rentabilidad que podía ofrecer era muy baja.

Los PPA son el equivalente en seguros a los planes de pensiones. Se trata de pólizas de vida-ahorro que permiten acumular un capital para complementar la pensión pública en el momento de la jubilación, y cuya prestación se puede cobrar en forma de renta o de capital.

Una de las principales características es que los PPA tienen un tipo de interés técnico garantizado. Esto obliga a la entidad a invertir en activos (fundamentalmente renta fija) que estén perfectamente macheados con el plazo de contratación del producto.

Un producto que está de vuelta

Mientras los tipos de interés han estado muy bajos, las aseguradoras tenían imposible garantizar en los planes de pensiones asegurados (PPA) una rentabilidad positiva. Una vez que el Banco Central Europeo (BCE) ha empezado a virar su política monetaria, las compañías han empezado a desempolvar este tipo de productos, igual que las gestoras los fondos garantizados.

En mayo, el grupo Mapfre ya empezó a resucitar los PPA, al lanzar su producto Jubilación Universal.
En España hay 11.000 millones de euros de ahorros en este tipo de producto asegurador, y cerca de 900.000 personas lo tienen contratado, de acuerdo con los datos divulgados por Unespa, la patronal del sector.

Este producto, llamado PPA Destino Jubilación, se contrata realizando una aportación única. Aunque el asegurador puede autorizar temporalmente aportaciones extraordinarias. En ambos casos, las aportaciones pueden proceder de movilizaciones de PPA de otras entidades.

Pensado para la jubilación

En el momento de la aportación, VidaCaixa garantiza un interés técnico en función del vencimiento seleccionado. La fecha de vencimiento que se ofrecerá por defecto será en la que cliente cumpla los 67 años (edad legal de jubilación), aunque el cliente podrá modificarla siempre que la duración sea como mínimo de seis años y 30 años como máximo.

El tipo de interés garantizado varía en función del plazo de vencimiento. Así, para conseguir el 2,78% anual hay que comprometerse a mantener el dinero durante 30 años. Esta rentabilidad está significativamente por encima de la media del mercado para esa duración. Si el plazo es el mínimo, de seis años, VidaCaixa solo garantiza un retorno anual del 1,79%.

El Plan de Previsión Asegurado (PPA) tiene como cobertura principal la jubilación. Si el asegurado solicita el cobro de la prestación tras la fecha de vencimiento de la garantía de interés, VidaCaixa pagará la provisión matemática (valor acumulado). En caso de cobrarse la prestación antes, se recibirá el valor de mercado de las inversiones vinculadas en la fecha de liquidación de la prestación.

En caso de fallecimiento, al tratarse de un seguro de vida, VidaCaixa pagará al beneficiario el importe de la provisión matemática (valor acumulado), valorada en la fecha de liquidación de la prestación, más un capital adicional en función de la edad del asegurado en el momento de deceso.

En cuanto a la fiscalidad, es muy similar a la de los planes de pensiones. Todo el dinero que se aporta puede ser descontado de la base imponible del IRPF, con un límite máximo de 1.500 euros. Eso sí, cuando se rescate el PPA, tras la jubilación, el capital tributará como rendimiento del trabajo en el Impuesto de la Renta. Por eso suele ser mejor cobrarlo en forma de renta.

Normas
Entra en El País para participar