Política económica

El nuevo ministro británico avisa que habrá subida de impuestos y "medidas duras"

Admite que los impuestos "no van a bajar tanto como esperaba la gente y algunos tendrán que subir"

Avanza que el Gobierno tomará medidas "duras" para equilibrar las cuentas

Jeremy Hunt, minustro de Economía británico.
Jeremy Hunt, minustro de Economía británico.

El nuevo ministro británico de Economía del Reino Unido, Jeremy Hunt, ha reconocido este sábado  en entrevistas a BBC y Sky News que el plan fiscal presentado por su predecesor, Kwasi Kwarteng, hace tres semanas contenía "errores" que serán subsanados en una nueva versión que él mismo anunciará el 31 de octubre.

Cree que el Ejecutivo "se equivocó" al reducir del 45% al 40% el impuesto sobre la renta para las grandes fortunas, en momentos de dificultad económica, y también al anunciar estos planes sin el aval previo de la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria. "Fue un error rebajar la tasa a los más ricos cuando íbamos a pedir decisiones difíciles en impuestos y gasto", dijo al canal Sky News, en su primera entrevista tras asumir ayer el cargo.

El desplome de los mercados y de la libra llevó a Truss a cancelar en un primer momento la rabaja fiscal para los ingresos anuales de más de 150.000 libras y, el viernes, a mantener el aumento del impuesto de sociedades --del 19% al 25%--, tal y como había acordado el anterior Gobierno, encabezado por Boris Johnson.

"Los impuestos no van a bajar tanto como esperaba la gente y algunos impuestos tendrán que subir", ha admitido Hunt, sólo un día después de que Truss recordase públicamente que se presentó a las últimas primarias conservadoras con un claro compromiso de "disciplina fiscal" que contemplaba, entre otras cuestiones, rebajas fiscales.

De la misma forma, ha adelantado que el Ejecutivo encabezado por Liz Truss va a tener que adoptar medidas "duras" para equilibrar las cuentas, lo que implicará pedir a todos los ministerios que presenten planes de ahorro y renunciar a varios recortes de impuestos.

"El gasto no subirá tanto como la gente quiere, y habrá que buscar más ahorros, y tampoco tendremos las bajadas de impuestos que yo esperaba, por lo que habrá algunos que tendrán que subir. Esa es la realidad de la situación a la que nos enfrentamos", agregó.

La primera ministra, Liz Truss, rectificó ayer su plan de mantener el impuesto de sociedades en el 19% y recuperó el proyecto del anterior Gobierno de Boris Johnson de elevarla al 25%, tras la tormenta financiera desatada por el "mini" Presupuesto presentado por su exministro de Economía Kwasi Kwarteng.

En cualquier caso, Hunt, que quiere ser "completamente sincero con el país", dijo que no volverán los niveles de austeridad aplicados en 2010, tras el estallido de la crisis financiera, por el Gobierno de David Cameron.

Y pese a haberse declarado en muchas ocasiones partidario de bajar los impuestos, admitió que "no tiene sentido hacerlo recurriendo a más endeudamiento".

Normas
Entra en El País para participar