El Ibex cede un 5,6% en seis sesiones y se desfonda a mínimos de 23 meses

Los inversores, atentos al dato de IPC de Estados Unidos que se conocerá el jueves

Ibex pulsa en la foto

A los inversores se les acumulan los problemas. La rebaja de las previsiones de crecimiento por parte del FMI, el impacto de la subida de tipos, las dudas que genera la campaña de resultados, las tensiones geopolíticas, la crisis energética y la debilidad de la economía china producto de su política de covid cero pesan sobre los mercados. el Ibex 35 cedió un 1,29% y cae por debajo de los 7.300 puntos, mínimos de noviembre de 2020. El selectivo encadena seis sesiones consecutivas a la baja en las que retrocede un 5,65%.

IBEX 35 9.060,20 0,27%
EUR x USD 1,0864 -0,165%

Además de por los descensos, la jornada estuvo marcada por los bajos volúmenes de negociación con motivo de la festividad del día de la Hispanidad. La Bolsa española movió 793,8 millones, un 11,26 % menos que la media diaria de octubre (894,56 millones). De los 35 valores que integran el índice solo seis escaparon de la corriente vendedora. Rovi sumó un 2,86%; BBVA, un 0,12%; Indra, un 0,58% y CaixaBank, un 0,42%. En el lado de los descensos sobresalieron Acciona Energía (-4,66%), Cellnex (-4,46%), Meliá (-3,60%) así como Grifols y Amadeus (-3,47%).

Las Bolsas europeas, que durante gran parte de la jornada estuvieron luchando por mantenerse en positivo, claudicaron al cierre. El índice de precios de la producción estadounidense fue determinante. Por primera vez en tres meses, el indicador aumentó en septiembre un 0,4%, dos décimas más de lo esperado, y sitúa la tasa interanual en el 8,5%. Esto sugiere que las presiones inflacionistas están lejos de moderarse, lo que da margen a los bancos centrales para prolongar las subidas de tipos. En un momento en el que la economía está dando señales de desaceleración, los inversores temen que la normalización monetaria incentive la recesión.

El Dax alemán bajó un 0,39%; el Cac francés, un 0,25%; el Mib italiano, un 1,27% y el FTSE británico, un 0,86%. Aunque EE UU entró en recesión técnica en el segundo trimestre, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, remarcó que esta situación no se ha producido todavía en Europa. “La región está teniendo un crecimiento positivo y la tasa de paro es la más baja de la historia”, subrayó. En un escenario de crecimiento más moderado y en el que impera el pesimismo, los estrategas de JP Morgan consideran que invertir en dividendos del Stoxx 50, del sectorial de banca europea y del FTSE británico es una de las opciones más atractivas.

Al otro lado del Atlántico, los inversores aguardan con nerviosismo la publicación del dato de inflación, una referencia clave para determinar los próximos pasos a seguir por la Reserva Federal. Si se cumplen las previsiones y el indicador baja del 8,3% al 8,1%, los inversores descuentan una subida de 75 puntos básicos en la próxima cita, la cuarta consecutiva a este ritmo, lejos de los 25 puntos básicos que venía acostumbrando. Quizás por ello el mercado cerro muy plano. El  Nasdaq  perdió un leve 0,09%, el Standadrd & Poor's un 0,33% y el Dow Jones un 0,10%.

Pero antes de conocerse el dato de inflación hoy con los mercados europeos cerrados se han publicado las actas de la pasada reunión de la Reserva Federal. a inflación es la gran amaneza para las economías y evitar que se enquiste el objetivo prioritario de los bancos centrales. Los funcionarios de la Reserva Federal expresaron su preocupación por la persistencia de precios elevados y no descartan que la subida continuada de los tipos acabe pasando factura al empleo. Aunque la tasa de paro se sitúa en el 3,5% y el mercado laboral ha seguido mostrando fortaleza, los riesgos de volatilidad económica y financiera son elevados.

A pesar los temores de recesión, los miembros de la institución creen que seguirán siendo necesarias subidas agresivas de las tasas. Las actas de la pasada reunión adelantan un alza de 75 puntos básicos en la cita de noviembre y de 50 puntos básicos en diciembre. A partir de entonces es cuando se podría retornar a unas subidas más moderadas. Estas afirmaciones vienen a confirmar la intención de la Fed de elevar el horizonte de tipos por encima del 4,5% para 2023.

La idea de tipos más altos durante más tiempo dificulta la caída de las rentabilidades de la deuda. El rendimiento del bono estadounidense se aproxima a la barrera del 4%, nivel que superó en septiembre por primera vez desde 2010, mientras la deuda alemana al mismo plazo repunta al 2,34%. Alemania vendió 3.338 millones de euros en deuda a 10 años al 2,33%, frente al 1,87% de la subasta anterior. El repunte de las rentabilidades se traslada a la deuda española. El bono a 10 años sube al 3,5%, unos niveles que no se veían desde principios de 2014.

Los temores de recesión y las dudas sobre cómo de profundo será este episodio se dejó sentir en las materias primas. Un día después de que el FMI rebajara las previsiones de crecimiento, el Brent cayó un 1,89% y se sitúa al filo de los 92,50 dólares.

Como viene siendo una corriente en los últimos meses, ante las dudas los inversores buscan refugio en el dólar. La divisa estadounidense se fortalece y se cambia a 0,97 euros. En su cruce frente a la moneda japonesa sube un 0,5% en su quita sesión al alza y se cambia 146,6 yenes, por encima de los niveles que provocaron la intervención del Banco de Japón el mes pasado.

Normas
Entra en El País para participar