Por qué tu pyme debe saltar al exterior y cómo el seguro te ayuda a tener éxito

Tu negocio asegura el futuro de todos: encuentra aquí la mejor ayuda profesional para tu empresa

Por qué tu pyme debe saltar al exterior y cómo el seguro te ayuda a tener éxito

La internacionalización es la culminación del éxito de un negocio. Traspasar fronteras no solo supone darse a conocer, implica muchas más cosas. Por ejemplo, la diversificación de la actividad, que permite sortear mejor las dificultades o las crisis, o la identificación de mercados con gran potencial de desarrollo, que pueden repercutir favorablemente en el balance financiero y en el crecimiento. Son ventajas a nivel individual que, de forma paralela, redundan en la economía.

Las empresas internacionalizadas crean más empleo. El Gobierno estima que “más de 3 millones de puestos de trabajo en España dependen de la demanda externa, y que las más de 10.100 filiales constituidas en el exterior emplean a más de 1,6 millones de personas”.

El salto al exterior es factible para cualquier empresa, incluso para la pyme. No olvidemos que el tejido empresarial nacional está constituido en un 99% por compañías de tamaño mediano y pequeño, es decir, por pymes que aportan el 62% del PIB. “Cualquiera puede iniciarse en el proceso de internacionalización. De hecho, cada vez son más conscientes de los beneficios de la exportación, y son más las que salen fuera para dar a conocer sus productos o servicios. Ven este proceso como una oportunidad para el desarrollo del negocio de cara al futuro”, explica Daniel Martos, de la dirección bancaseguros y partnerships de AXA.

El experto concreta que “la tecnología y la globalización facilitan cada vez más que un bien o producto pueda venderse en cualquier punto del planeta, algo que ya se ha producido en el mercado de ventas de empresas hacia clientes a nivel nacional e internacional gracias al comercio electrónico”. “El siguiente paso natural que está surgiendo es en el negocio de empresas hacia empresas”, conocido bajo las siglas B2B (business to business), añade.

En el Plan de Acción para la Internacionalización de la Economía Española se indica que, “para afrontar con éxito la internacionalización, es imprescindible incorporarse al mundo digital, no solo porque se abren oportunidades de crear nuevos negocios, sino porque los tradicionales, los más maduros, están también obligados a reformularse y reinventarse”. “Muchas de estas tendencias ya habían comenzado antes de la crisis, pero la adopción por las empresas, en lugar de ser progresiva, tendrá que ser mucho más rápida tras la pandemia, que ha acelerado este tipo de procesos”. “El éxito de las empresas en la internacionalización dependerá más que nunca de su capacidad de incorporar la digitalización en el modelo de negocios y de explorar todas las oportunidades que presenta”, señala el ejecutivo.

La digitalización como clave del proceso

Sobre el peso que ha adquirido la tecnología en los negocios, Daniel Martos coincide en su relevante importancia. “Creemos que es clave, no tanto en el grado de digitalización de la pyme como en todo el proceso de internacionalización, que sí debe tener un alto componente digital, ya que es la única forma de llegar a distintos mercados y clientes de una forma rápida sencilla y económica”. “El producto más manual se puede vender en mercados y a clientes tanto finales como a otras empresas a través de los medios digitales enmarcados en el comercio electrónico”, explica.

Martos recuerda que el momento, además, es el mejor, ya que “sólo tenemos que atender a los fondos europeos destinados a tal fin”. Los fondos europeos de recuperación Next Generation EU trazan la hoja de ruta para la modernización de la economía española, la recuperación del crecimiento económico y la creación de empleo tras la crisis del Covid-19, así como para preparar al país para afrontar los retos del futuro.

Dentro de este marco se han puesto en marcha distintas líneas de ayudas dirigidas a impulsar la modernización y transformación digital de los negocios y para apoyar el comercio exterior y la internacionalización de las empresas españolas, entre otras.

Un análisis como primer paso

Antes de tomar una decisión en firme es conveniente hacer un análisis de la situación. Daniel Martos cuenta cuáles son las principales dificultades que una pyme suele encontrar ante un proceso de internacionalización. Creemos que la principal barrera es el desconocimiento de cómo superar los problemas logísticos y la llegada a clientes”. El experto desvela algunas soluciones: “Ante esta situación de mercado, AXA facilita a las pymes el acceso a este mercado internacional de una forma más acompañada y más segura, a través de una plataforma líder en el comercio internacional, y con el acompañamiento de un experto durante el tiempo que lo desee. Al final, será un canal más de venta que ayudará a hacer crecer su negocio”.

Susana García, de la dirección de oferta a empresas P&C de AXA, detalla otras ayudas de la aseguradora: “Ofrecemos la posibilidad de apoyarse en el potencial de posibilidades del negocio B2B y el comercio exterior, como, por ejemplo, poder aprovechar las oportunidades de Alibaba.com, una solución integral para hacer negocios a escala global”. “Las pymes, a través de AXA, podrán acceder a las soluciones de la plataforma y a sus servicios, desde la creación de una tienda, la posibilidad de subir el listado de productos a la tienda online, acceder a las opciones de comunicación, de traducción a otros idiomas, de publicidad o hasta de petición de presupuesto (RFQ, request for quotation) para conectar con potenciales compradores en todo el mundo”. “Es, sin duda, el acceso más ágil y sencillo para la internacionalización de una pyme y una de nuestras grandes apuestas para apoyar a estas compañías”.

Por otro lado, las coberturas de protección al negocio también son fundamentales en el proceso de internacionalización. “Los seguros o coberturas que necesitaría la empresa serían los que habitualmente precisa contratar por su actividad o negocio; no es necesario ninguno adicional”, señala Susana García.

La experta subraya que “siempre es recomendable que las empresas tengan protegido su negocio independientemente del canal de venta, para situaciones como “reclamaciones de terceros, daños que puedan sufrir en las propias instalaciones y ciberataques, siendo este último una amenaza que sufren cada vez más a diario las pymes. Claramente, en un mundo cada vez más digitalizado, estar bien protegido es fundamental”, resume.

Aprende más cada día con nuestros artículos sobre el futuro de tu empresa. Más información en AXA.

Normas
Entra en El País para participar