Proyecto Quasar

Blackstone y Santander prevén un negocio récord de 1.077 millones en inmuebles de Popular este año

Quasar asegura que mejorará en un 35% la cifra de ventas. Facturó el ejercicio pasado 788 millones, un 5% menos interanual

Promoción de viviendas en Madrid.
Promoción de viviendas en Madrid.

Blackstone y Santander prevén un negocio récord, que superará los 1.000 millones de euros en 2022, con la venta de inmuebles de la cartera procedente de Banco Popular. Concretamente, la sociedad conjunta Project Quasar Investments 2017 baraja cerrar este año con una facturación de 1.077 millones, según refleja la compañía en sus cuentas consolidadas de 2021 recientemente presentadas en el Registro Mercantil.

Si se confirma esa previsión a final de año, será el récord de negocio de esta sociedad creada hace cinco años. En 2021, Quasar facturó 788 millones (un 5,1% menos que un año antes), por lo que el salto de facturación barajado por la empresa alcanza un 35%. Hasta ahora, los ingresos máximos se produjeron en 2019, con 947 millones.

En las cuentas, Quasar explica que este año ha extendido su negocio gracias al contrato de gestión de la cartera de Sareb, a través de las sociedades Aliseda y Anticipa (controladas por Blackstone). El conocido como banco malo eligió a inicio de este año a Aliseda/Anticipa y a Hipoges como los gestores de su macrocartera de 25.000 millones. De esa forma perdían el contrato sus servicers habituales: Haya (del fondo Cerberus), Altamira (doValue), Solvia (Intrum) y Servihabitat (Lone Star).

Quasar también indica que en sus nuevos negocios también ha creado una nueva marca llamada Excent, para promoción de viviendas de obra nueva, y ha ganado nuevos contratos corporativos de gestión como la cartera Cierzo de Intrum.

Esta inmobiliaria nació tras el acuerdo de venta por parte de Santander del 51% del ladrillo tóxico procedente de Popular a Black­stone en 2017 por 5.100 millones. En esa cartera se englobaban tanto activos adjudicados (alrededor de 81.850 unidades) por impagos como créditos dudosos (20.251 de este tipo) del desaparecido banco y la sociedad Aliseda.

La sociedad de Black­stone y Santander firmó entonces un crédito sindicado por más de 7.300 millones de euros, de los que a final del año pasado todavía contaba con una deuda viva de 5.300 millones. En las cuentas, Quasar explica que ha firmado un acuerdo de modificación de ese contrato de financiación, ha reorganizado los tramos de la deuda y extendido la fecha de la amortización final. Tal como avanzó Cinco Días, la compañía obtuvo tres años más de margen y la deuda expirará en 2026. Morgan Stanley y Deutsche Bank son las entidades coordinadoras del préstamo, donde también participan JP Morgan y Bank of America.

Las cuentas también reflejan que ha firmado un contrato de prestación de servicios cruzados entre Anticipa, Testa Home y Aliseda (sociedades controladas todas por Blackstone) para “aprovechar las sinergias entre las mismas”.

2.376 millones en pérdidas en tres años consecutivos

Quasar suma tres años consecutivos de pérdidas. En el último ejercicio añadió otros 317 millones de euros, aunque rebajó en un 83% esos números rojos respecto a 2020.

Como explicación de la reducción de pérdidas a pesar de una menor facturación en 2020, las cuentas muestran que la empresa conjunta de Santander y Blackstone ha rebajado los deterioros millonarios apuntados en el año que inició la pandemia de Covid-19.

En este ejercicio de números rojos igualmente destaca el elevado gasto financiero, de 197,7 millones de euros, justificado por el endeudamiento de Quasar.

Normas
Entra en El País para participar