El Ejecutivo prevé recaudar un 7,7% más para reducir el déficit por debajo del 4%

Los PGE prevén una recaudación tributaria de 262.700 millones de euros

Incluyen rebajas en el IRPF para trabajadores y un recargo para las grandes rentas del ahorro

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros celebrado este martes en La Moncloa.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros celebrado este martes en La Moncloa.

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2023 aprobado este martes por el Consejo de Ministros prevé que los ingresos tributarios se disparen un 7,7% sobre el avance de liquidación del año 2022, hasta los 262.781 millones de euros. De confirmarse, la recaudación conjunta extra vía impuestos sumaría 18.710 millones de euros. Los ingresos no tributarios, en paralelo, caerían un 2,8% hasta los 44.664 millones, arrojando un saldo neto en el conjunto de ingresos no financieros de 307.445 millones, un 6% más. Con este aumento, junto a otros factores, España lograría reducir el déficit público en 2023 por debajo del 4%, hasta el 3,9% que prevén las cuentas. "Es un presupuesto prudente y en línea con la responsabilidad fiscal", ha explicado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

A partir de aquí, el plan del Gobierno permitiría ir reduciendo paulatinamente el saldo fiscal negativo de España hasta el 3,3% en 2024 para pasar la importante barrera del 3% ya en 2025, hasta el 2,9%. Esta es una de las exigencias que llegan desde Bruselas y que reclaman diversos organismos nacionales e internacionales, como la Airef y el Banco de España o la OCDE.

El acuerdo para las cuentas públicas se precipitó tras el pacto en materia fiscal que cerraron la semana pasada PSOE y Unidas Podemos. Así, en el apartado fiscal, los PGE se sustentan en una carga impositiva extra sobre las grandes rentas y en un alivio hacia los contribuyentes de menores ingresos y las pequeñas empresas. A su vez, fuera de las cuentas públicas, el Ejecutivo ha diseñado un impuesto temporal sobre las grandes fortunas y una modificación temporal en Sociedades que penaliza a las grandes empresas.

Presupuestos generales 2023 Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Entre estas medidas y los efectos que la inflación y la mejora del mercado laboral tienen en figuras impositivas como el IVA y el IRPF, el Ejecutivo espera una mayor recaudación. En concreto, ha señalado Montero, los ingresos tributarios en 2023 aumentarán un 7,7% de media. La recaudación en IRPF y Sociedades lo hará también en un 7,7% en ambos casos, hasta los 113.123 millones y los 28.519 millones de euros, respectivamente. En el IVA, crecererá en un 5,9% hasta los 86.000 millones, y en los impuestos especiales, un 8,2%, hasta superar los 22.000 millones.

Dentro de los Presupuestos, el Gobierno ha acordado aumentar un punto, hasta el 27%, el gravamen del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) que afecta a las rentas del capital que oscilan entre los 200.000 y los 300.000 euros anuales. Para las rentas que superan los 300.000 euros, el tipo se eleva dos puntos desde el 26% anterior, hasta el 28%. El objetivo, según el Ministerio de Hacienda, es "reducir la brecha de tributación entre las rentas del trabajo y las del capital". Habrá unos 17.800 contribuyentes afectados por esta medida y el impacto en la recaudación será de 204 millones de euros más.

También en el IRPF, las cuentas públicas incluyen un aumento de la reducción por rendimientos del trabajo, pasando de los 18.000 a los 21.000 euros, una cifra que no es baladí teniendo en cuenta que supone el salario mediano del país. El mínimo exento aumenta a su vez desde los 14.000 a los 15.000 euros. Con esta medida se espera una caída de la recaudación de 1.881 millones de euros en dos años.

Los cambios en el IRPF culminan con una rebaja adicional del 5% en el rendimiento neto de los módulos para los autónomos. También se eleva en dos puntos, hasta el 7%, la reducción para gastos deducibles de difícil justificación. Según estiman desde Hacienda, se beneficiarán unos 578.000 autónomos en la rebaja de módulos y otros 956.000 por el régimen de estimación directa simplificada, con un impacto de 184 millones de euros.

En el impuesto sobre sociedades, los PGE incorporan una rebaja del tipo nominal del impuesto del 25% al 23% para las pequeñas empresas que tengan una cifra de negocio inferior al millón de euros, unas 407.300 compañías según prevén en Hacienda. El impacto en la recaudación será de casi 300 millones de euros.

Fuera de las cuentas públicas, el Gobierno de coalición ha diseñado un impuesto temporal sobre las grandes fortunas con el objetivo de neutralizar las bonificaciones en Patrimonio aprobadas por los gobiernos regionales del PP. El gravamen afectará a 23.000 contribuyentes con más de 3 millones de euros de patrimonio neto, aumentando la recaudación en 1.500 millones de euros.

En Sociedades, el Ejecutivo ha decidido reducir en un 50% la posibilidad de que los grandes grupos empresariales compensen las pérdidas de las filiales. En total, 3.609 empresas (un 0,2% de las declarantes) se verán afectadas por una medida que aumentará en 2.500 millones la recaudación en 2023 y 2024.

A estas medidas hay que sumarle los 7.000 millones de euros que Hacienda prevé recaudar en dos años gracias a los impuestos temporales sobre los beneficios extraordinarios de banca y grandes empresas energéticas.

Normas
Entra en El País para participar