La violación de una patente amenaza a Plenium Partners, Brookfield y Elecnor

Dos sentencias acreditan que Plenium Partners la utilizó sin licencia. Las demandas de la pyme asturiana Suaval suponen un coste de 70 millones para los afectados.

Guillermo Suárez-Valdés, consejero delegado de Suaval.
Guillermo Suárez-Valdés, consejero delegado de Suaval.

La batalla judicial de Suaval, una pyme asturiana especializada en soluciones de aislamiento térmico y acústico para la industria pesada, contra dos fondos de inversión (Plenium Partners y Brookfield) y un gigante empresarial como Elecnor puede estar llegando a sus últimos episodios.

Suaval les acusa de haber violado una patente de la compañía al estar utilizándola sin licencia en las plantas termosolares de las que son propietarios. Se trata de una solución que acabó con los problemas técnicos, incluidos incendios, acaecidos en las primeras plantas instaladas en España. “El aislamiento térmico es crítico para que la planta rinda según lo previsto. Uno de los mayores problemas lo daban los brazos giratorios que unían los espejos con el sistema de conducción del aceite térmico, que podía alcanzar los 400 grados de temperatura. Ese brazo absorbía las dilataciones por el aumento de la temperatura y se producían fugas”, reconoce Guillermo Suárez-Valdés, consejero delegado de Suaval.

La firma asturiana logró una solución técnica para corregir esas deficiencias y se la ofreció a Sener en enero de 2011. “Firmamos un acuerdo de confidencialidad para mostrarles planos y piezas”. Suárez-Valdes reconoce su sorpresa cuando Sener como constructor del campo solar y Bilfinger como instalador (fue adquirida posteriormente por el gigante alemán Kaefer) comenzaron a instalar sin licencia los brazos giratorios de Suaval, cuya patente fue solicitada en junio de 2011, con anterioridad al desarrollo de las cuatro plantas situadas en Villena (Alicante), Guzmán (Córdoba) y Navalpillar de Pela (Badajoz) en el caso de Termosol 1A y 1B (en estas dos últimas Sener solo se encargó de la compra y de la ingeniería).

En 2013, Suaval trató de contactar con Sener para advertirle de la ilegalidad y de las posibles consecuencias penales. “No nos hicieron caso”, asegura. No fue hasta la concesión definitiva de la patente en 2015 (su protección arranca desde la fecha de solicitud) cuando se inicia la batalla judicial. A las cuatro demandas se unieron otras dos contra Elecnor, que construyó otra planta junto a Kaefer en Alcazar de San Juan (Ciudad Real) en la que también se utilizó la patente de Suaval sin licencia, y contra el gigante alemán que fue el instalador en las cinco plantas.

El coste de parar las plantas durante dos meses para desmontar las piezas y las indemnizaciones por daños y perjuicios podrían elevarse a 70 millones de euros, según las estimaciones de Suaval a partir de la valoración realizada por FCC Energía, operador de la planta de Villena. Solo el coste del desmontaje y montaje y la paralización en esa instalación supondría un coste de 9 millones.

Suaval optó, en primer lugar, por solicitar hechos de comprobación en los distintos juzgados. “Un perito elegido por el juez visitó las plantas. Quedó comprobada la violación de la patente”. Posteriormente presentó demandas contra los propietarios de las plantas (Villena y Guzmán las compró Plenium Partners mientras que Termosol 1A y 1B fueron adquiridas por Brookfield) y solicitó la suspensión por prejudicialidad civil para paralizar el resto de demandas a la espera de que culminara la más avanzada (la de la planta de Villena) “ya que lo que se estaba juzgando en Valencia era la misma cuestión que en el resto”.

El 4 de enero de 2022 se hizo pública la sentencia del Juzgado de Lo Mercantil número 2 de Valencia que condenaba a la joint venture formada por Plenium Partners y FCC (el fondo compró el 100% a finales de 2021) al desmontaje de la solución patentada y a asumir el pago de daños y perjuicios. El recurso ante la Audiencia Provincial de Valencia tampoco prosperó, aunque sí se tomó en cuenta la petición para recalcular a la baja la indemnización.

Sener limita su papel en los proyectos al de “subcontratista”

Responsabilidades. El consejero delegado de Suaval vaticina que si prosperan sus demandas, Plenium Partners y Brookfield podrían pedir responsabilidades a Sener, que fue quién construyó o hizo la ingeniería de los campos solares de las plantas. En su respuesta a Cinco Días, Sener apunta a Kaefer. “Sener es un subcontratista en la cadena de contratación del proyecto. Sener subcontrató a su vez a un proveedor, la empresa Bilfinger (actualmente Kaefer), el producto sobre el cual reclama Suaval”.

Futuro. “Sener se ha visto involucrada en estos procedimientos, en el contexto anterior, y, una vez lleguen a término, tomará las medidas que correspondan, siempre con completo respeto a lo que establezcan las resoluciones judiciales firmes”, en alusión a posibles medidas contra Kaefer.

Normas
Entra en El País para participar