La Comunidad Valenciana y Galicia agitan la batalla fiscal entre comunidades

Valencia beneficiará de forma directa a 1.344.000 valencianos, todos los que cobran menos de 60.000 euros

En Galicia la deflactación del IRPF se llevará a cabo para aquellas rentas inferiores a 35.000 euros

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig. GETTYrn
El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig. GETTY

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha anunciado este martes tres medidas fiscales "de calado" que beneficiarán de forma directa a 1.344.000 valencianos, todos los que cobran menos de 60.000 euros, y que representan el 97,4% de los contribuyentes valencianos.

Durante su intervención en el debate sobre el estado de la Comunidad Valenciana, Puig ha adelantado que se va a aumentar en un 10% la cuantía exenta de tributación a los ciudadanos, el máximo que permite la norma, lo que beneficiará a todos, aunque quienes superen los 60.000 euros de ingresos mantendrán su esfuerzo fiscal.

La segunda medida es una nueva tarifa autonómica del IRPF en este ejercicio, con nuevos tramos adaptados a la situación actual, o que permitirá mejorar la progresividad del impuesto; y la tercera es la ampliación de las deducciones y bonificaciones fiscales, de manera que todas las deducciones aumentan un 10%.

"También podrán acogerse más personas a todas las deducciones", ha manifestado Puig, ya que, a partir de ahora, pasarán de 25.000 a 30.000 euros las rentas que pueden beneficiarse de la deducción, y además esta reforma tendrá efectos retroactivos al 1 de enero de este año, por lo que se aplicará en la renta de 2022. La reforma fiscal valenciana supondrá un ahorro medio de 111 euros por contribuyente y un ahorro global de 149 millones a las familias, ha asegurado el presidente de la Generalitat.

Galicia se suma

También Galicia se suma a la carrera de medidas de carácter tributario. Así deflactará el IRPF con efecto retroactivo desde el 1 de enero de 2022, lo que supondrá un "ahorro" en la próxima declaración de la renta de 46 millones de euros para las rentas medias y bajas, menores de 35.000 euros.

Lo ha anunciado este martes el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, en una intervención en el Parlamento gallego sobre las líneas básicas de los presupuestos para el próximo año en la que también ha defendido la bonificación de hasta el 50% del impuesto de patrimonio anunciada la pasada semana.

El presidente gallego ha asegurado que esta comunidad cuenta con una senda fiscal "propia, sensata, progresiva y sostenible; sin dogmatismos y sin improvisación" que garantiza la prestación de los servicios públicos.

Ha defendido además que la deflactación del IRPF es una medida "justa" y que trata de evitar que el alza de precios tenga un doble impacto en la tributación, por lo que se elevará un 4,1 % el límite para saltar de un tramo a otro

Rueda ha indicado que la senda fiscal "propia", independiente de la del Gobierno y también de otras autonomías, consiste en no pedir a las economías domésticas, a los autónomos y a las empresas "más de lo que sea necesario para garantizar el funcionamiento óptimo" de los servicios públicos.

Normas
Entra en El País para participar