Invox Medical, el software de voz que facilita la vida a los médicos

Desarrolla tecnología para dictar informes y más

Juan Salvador Castejón y Pedro  Vivancos, fundadores de Vócali.
Juan Salvador Castejón y Pedro Vivancos, fundadores de Vócali.

Ácido ribonucleico, carcinoma urotelial, osteoartropatía, hiperpirexia, espondilitis… son algunos de los términos médicos que quizás habrá escuchado alguna vez con cara de póquer y que difícilmente hubiera podido transcribir a la primera.

Tampoco es fácil para los profesionales a la hora de rellenar los tediosos informes, no porque estén poco familiarizados con estos y otros vocablos, difíciles para los profanos, o porque desconozcan su significado, sino porque en su día a día, la burocracia les consume su preciado tiempo.

Necesitan herramientas tecnológicas que agilicen estas tareas imprescindibles, como rellenar informes e historias clínicas, pero más o menos mecánicas que les ahorre tiempo y les ayuden en su día a día. Invox Medical es un sofisticado software de transcripción de informes médicos, que puede usarse en 20 especialidades y que ya se utiliza en 500 centros médicos y hospitalarios de 19 países donde se habla español y portugués.

Vócali vende el producto en 20 países en español  y portugués

Este software es el producto estrella de Vócali, una compañía murciana de base tecnológica creada en 2007 por Pedro Vivancos y Juan Salvador Castejón, dos ingenieros informáticos que se han especializado en el ámbito del procesamiento del lenguaje natural (NLP, por sus siglas en inglés) y las tecnologías del lenguaje.

Con sede en el Parque Científico de Murcia, Vócali nace fruto de una casualidad, “pero no tanta”, matiza Vivancos, actual director de estrategia e innovación de la pyme, porque “yo ya tenía experiencia y había investigado en temas de inteligencia artificial, reconocimiento de voz y, en particular, tecnologías del lenguaje”. En resumen, es algo así como “trasladar esa capacidad que tenemos las personas de comunicarnos y comprender el lenguaje humano y llevarlo a las máquinas”.

El sistema está implantado en más de 500 centros hospitalarios

Fruto de estas investigaciones –continúa– “se nos ocurrió que podíamos llevar esas tecnologías a la calle, a productos concretos que facilitasen la vida a las personas y a los profesionales”. Buscan financiación y logran entrar en el programa Neotech del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial). Empiezan a “desarrollar productos de tecnologías del lenguaje orientados al reconocimiento de voz, por ejemplo, para controlar viviendas, antes de que existieran los Alexas, Siris, etc.”, recuerda Castejón, CEO de la compañía.

Además, desarrollan “un buscador semántico, que tiene la capacidad de interpretar lo que el usuario está buscando. A diferencia de Google, que busca por palabras, nuestro buscador interpreta la consulta del usuario en ámbitos y contextos muy concretos como el jurídico, donde el ciudadano no está muy familiarizado con los términos”, añade Vivancos.

Esta herramienta ahorra tiempo a los facultativos y mejora la calidad de los reportes

La crisis económica “nos obliga a reinventarnos y encontramos una oportunidad en sanidad. Un mercado que consume tecnología de voz y solo hay una empresa estadounidense que hace ese producto y no con muy buenos resultados; decidimos competir con ellos”, relata el director de estrategia. En 2012 nace la primera versión de Invox Medical.

En todo este proceso se dan cuenta de que desde la implantación de la historia clínica electrónica (HCE), la cantidad de documentación que debe cumplimentar un médico ha ido en aumento, creando dos grandes cuellos de botella que limitan la eficiencia en un hospital. El primer reto es dotar a los médicos de más tiempo. La presión documental provoca que los doctores ocupen más tiempo completando la historia clínica que atendiendo y conectando con el paciente.

El segundo es aumentar la calidad de los informes a pesar de requerir más cantidad de datos.

Además, también se dan cuenta de que “los términos y vocablos varían de unas especialidades a otras. Hay especialidades como radiología en las que se utilizaban masivamente tecnologías de reconocimiento de voz, pero en otras funcionaba mal porque no estaban adaptadas”, explica Castejón.

Y es ahí donde ven su oportunidad. “Buscamos una solución verticalizada para otras especialidades que también demandan mucho esa tecnología de reconocimiento de voz como anatomía patológica u oncología, lo que nos permitió ser muy competitivos, valorados en el sector médico y crecer con una tasa de aciertos muy, muy elevada”, superando a Nuance, la multinacional estadounidense líder del sector, recientemente adquirida por Microsoft.

Pioneros en España en este negocio, están también presentes en Latinoamérica. Vócali facturó 1,15 millones de euros en 2021 y ha comenzado desarrollos para entrar masivamente en los mercados de Portugal y Brasil con un nuevo idioma, el portugués. Tanto en esta versión como en el software en español, se adaptan a las peculiaridades de acento y vocablos de cada país.

Sin prisa pero sin pausa se preparan para ultimar Invox Medical en inglés, francés y alemán.

Los datos de un vistazo

Resultados. Vócali facturó 1,15 millones de euros en 2021. Cifra que esperan aumentar este año hasta situarla entre los 1,5 y 2 millones de euros. La previsión es triplicar esta cifra en 2023. Entre el 30% y el 40% de su facturación procede de las ventas a los mercados de Portugal y Latinoamérica.

Clientes. Más de 500 centros médicos y hospitales, entre ellos, el Servicio Gallego de Salud (Sergas), el Servicio Andaluz de Salud (SAS), el de Murcia, Castilla-La Mancha o Castilla y León (Sacyl); grandes hospitales como el Gregorio Marañón, Vall d’Hebron, Clínic de Barcelona y La Paz. También trabajan con redes de centros privados como Quirónsalud, Grupo Ribera, Grupo HLA (Asisa) y otras clínicas, centros de diagnóstico y laboratorios de anatomía patológica.

Ventajas. Dictar un informe a través de Invox Medical es tres veces más rápido que teclearlo; utilizar esta herramienta reduce en un 35% el tiempo que los facultativos emplean en tareas burocráticas y tiene más de un 95% de aciertos.

Retos. Añadir mejoras y nuevas funcionalidades al software y desarrollar versiones en nuevos idiomas como inglés, francés y alemán son sus principales desafíos para los próximos cinco años. A medio plazo también planean entrar en otros sectores como el jurídico y legal.

Normas
Entra en El País para participar