Economía

La ultraderechista Meloni gana las elecciones en Italia y el bloque conservador tendrá mayoría absoluta

La coalición formada por Hermanos de Italia (FdI), Liga y Forza Italia (FI) logra la mayoría absoluta

Giorgia Meloni celebra su triunfo en las elecciones generales en el cuartel del partido Hermanos de Italia  (FdI) en Roma
Giorgia Meloni celebra su triunfo en las elecciones generales en el cuartel del partido Hermanos de Italia (FdI) en Roma

Victoria holgada de la coalición de derechas en las elecciones generales italianas. La coalición de la derecha, formada por Hermanos de Italia (FdI), Liga y Forza Italia (FI), se impuso en las elecciones generales con el 44,1% de los votos, mientras que FdI de Giorgia Meloni es el partido más votado del país con el 26,2%, por lo que será ella la encargada de formar el Gobierno, cuando se han escrutado casi la totalidad de las papeletas.

En el largo recuento que a las 8.00 horas (6.00 GMT) continuaba desde que a las 23.00 horas (21.00 GMT) se cerraron los colegios electorales, se certificó la bajada de la Liga de Matteo Salvini que en el Senado quedó en el 9%, un tremendo varapalo respecto al 17,3% de las últimas elecciones políticas y del 34% de las últimas elecciones europeas y que este lunes su líder explicara en una comparecencia a los medios.  Mientras que Forza Italia se mantiene en el 8,3%, por encima de lo que se había previsto. 

Anoche, tras conocerse los primeros resultados, la líder del ultraderechista afirmó que la derecha gobernará "para unir a todos los italianos" y para "exaltar lo que une y no lo que divide, porque nuestro objetivo es que los italianos pudieran estar orgullosos de serlo". 

"Es el tiempo de la responsabilidad", enfatizó Meloni en un discurso muy medido y sin tonos triunfalistas, en el que se quejó de haber "sufrido una campaña violenta y agresiva", pero "Italia y la Unión Europea necesitan la contribución de todos ante la situación compleja en la que nos encontramos".

Las elecciones han dejado patente el el fracaso de la coalición progresistal. El Partido Demócrata (PD) de Enrico Letta tuvo n un 19,1% por debajo de la barrera psicológica del 20 % que se habían establecido y resultado ligeramente superior al 18,7 % obtenido en las políticas de 2018, que había sido el más bajo en el historia del partido, pero que podría no salvar la salida de Letta.

"Somos la primera fuerza de oposición y la segunda fuerza política y tenemos que hacer una oposición importante ante Europa y ante nuestro país en este momento delicado", dijo su portavoz en la Cámara de los diputados, Deborah Serracchiani, en la primera declaración del PD frente a este fracaso.

Letta intentó formar sin éxito un frente amplio para "frenar a la derecha" y los resultados electorales muestran que si se hubieran aliado el PD, el M5S y los centristas habrían podido conseguirlo, ya que la ley electoral beneficia a las grandes coaliciones.

Junto a Meloni, el otro gran protagonista de la noche es Giuseppe Conte, el ex primer ministro que se convirtió en líder del M5S y que ha logrado situar a la formación como el tercer partido del país, con el 16,5%, por encima de los sondeos previos y cuando parecía abocado al fracaso debido a las guerras internas.

Los centristas de Acción, del exministro Carlo Calenda, que no ha logrado el escaño en el Senado por el que concurría, e Italia Viva, del ex primer ministro Matteo Renzi, antiguo líder del PD, llegan al 7,3%.

Protagonista de los comicios ha sido también la abistención: un 35% de los italianos no acudieron a las urnas, una cifra que se convierte en la más alta en la historia de las elecciones generales italianas, al superar el 27% de 2018.

En particular se ha notado una bajada del voto en el sur, donde sin embargo Conte y el M5S han obtenido sus mejores resultados, con más del 40% de los votos de Nápoles, debido a su lucha por mantener algunas medidas sociales, como la renta de ciudadanía para las personas más vulnerables.

Las elecciones se celebraron despúes de la dimisión, el pasado mes de julio, de Mario Draghi, tras  una crisis en la coalición que le aupó como primer ministero a principios de 2021. El expresidente del Banco Central Europeo llegó al cargo después de una nueva crisis de gobierno, entonces la del Ejecutivo de Giuseppe Conte.

La prima de riesgo italiana se ha tensionado en los últimos días, en paralelo a la rápida subida de rentabilidades de la deuda común a toda la zona euro. El rendimiento del bono italiano subió el viernes más de 15 puntos básicos, al 4,3%.

Normas
Entra en El País para participar