Transformación digital

El caparazón de los cangrejos y las langostas podría ser el futuro de las baterías

Científicos estadounidenses crean una pila de zinc con un electrolito biodegradable que procede de estos crustáceos 

Es mucho más ecológico que el empleado normalmente

El caparazón de los cangrejos y las langostas podría ser el futuro de las baterías
Getty Images

2035 es la fecha que la Unión Europea se ha marcado en el calendario para prohibir la venta de vehículos equipados con motores de combustión interna. El avance de las energías renovables y los vehículos eléctricos está aumentando la demanda de baterías, que no siempre son sostenibles, pero un grupo de científicos estadounidenses ha encontrado una solución en los caparazones de los cangrejos.

Científicos de la Universidad de Maryland han creado una pila de zinc con un electrolito biodegradable procedente de una fuente inesperada: las cáscaras de los cangrejos. El descubrimiento se ha presentado en un artículo publicado este mes en la revista Matter.

“Se están produciendo y consumiendo cantidades ingentes de pilas, lo que plantea la posibilidad de que se produzcan problemas medioambientales”, afirma el autor principal y profesor de ciencia e ingeniería de materiales Liangbing Hu, director del Centro de Innovación de Materiales de la Universidad de Maryland. Los demás autores del estudio están afiliados a la Universidad de Houston y al Departamento de Ciencia e Ingeniería de los Materiales de la UMD.

Por ejemplo, dijo, los separadores de polipropileno y policarbonato, muy utilizados en las baterías de iones de litio, tardan cientos o miles de años en degradarse.

Las baterías actuales utilizan un electrolito a menudo inflamable o corrosivo para transportar iones de un lado a otro entre los terminales cargados positiva y negativamente dentro de la batería, proporcionando corriente. La nueva batería, que podría utilizarse para almacenar energía renovable procedente de fuentes eólicas y solares a gran escala, utiliza un electrolito de gel hecho de un material biológico con muchas fuentes naturales llamado quitosano, tal y como recoge el estudio.

“La fuente más abundante de quitosano son los exoesqueletos de los crustáceos, incluidos los cangrejos, las gambas y las langostas, que pueden obtenerse fácilmente de los desechos del marisco”, dijo Hu. “Se puede encontrar en la mesa”.

Según recoge el artículo publica en Matter, un electrolito biodegradable significa que unos dos tercios de la pila podrían ser descompuestos por los microbios, y el electrolito de quitosano se descompone por completo en cinco meses. Esto deja atrás el componente metálico, en este caso el zinc, en lugar del plomo o el litio.

“El zinc es más abundante en la corteza terrestre que el litio”, dice Hu. “En general, las baterías de zinc bien desarrolladas son más baratas y seguras”.

Esta pila de zinc y quitosano tiene una eficiencia energética del 99,7% tras 1.000 ciclos de la batería, lo que la convierte en una opción viable para almacenar la energía generada por el viento y la energía solar para transferirla a las redes eléctricas, dijo.

Hu dijo que él y su equipo seguirán trabajando para fabricar baterías aún más ecológicas, incluso en todo el proceso de fabricación.

“En el futuro, espero que todos los componentes de las baterías sean biodegradables”, dice Hu. “No sólo el material en sí, sino también el proceso de fabricación de los biomateriales”, añadió el investigador de este ambicioso proyecto.

Apuesta por el vehículo eléctrico

Sector más interesado. Los fabricantes de automóviles y camiones forman parte de uno de los sectores más interesados en el desarrollo de baterías más sostenibles y ecológicas siguiendo de cerca todos los avances en esta materia en particular.

Vehículos pesados. El grupo industrial Volvo Trucks ha comenzado la producción en serie de las versiones eléctricas de los modelos de vehículos industriales pesados FH, FM y FMX de la marca Volvo, según ha informado la compañía en un comunicado. La producción en serie de los camiones eléctricos más pesados de Volvo ha comenzado en la fábrica de Tuve en Göteborg (Suecia) y el año que viene le seguirá la fábrica de Gante (Bélgica). Volvo Trucks produce los camiones eléctricos en la misma línea que los homólogos de combustión, lo que proporciona una gran flexibilidad de producción, mientras que las baterías son suministradas por la nueva planta de montaje de baterías de Volvo Trucks en Gante.

Dos tercios de las ventas. Estos camiones pueden operar con un peso total de 44 toneladas y los tres modelos representan alrededor de dos tercios de las ventas de la empresa.

Normas
Entra en El País para participar