Inmobiliario

Los dueños de Pikolin ponen a la venta su nuevo centro comercial La Torre de Zaragoza

La familia Soláns pide alrededor de 130 millones por el activo. Encarga a JLL y Knight Frank el proceso para traspasar el ‘outlet’ ubicado en la antigua fábrica

Centro comercial La Torre Outlet, en Zaragoza.
Centro comercial La Torre Outlet, en Zaragoza.

La familia Soláns, dueña de la histórica marca de colchones Pikolin, ha puesto a la venta el nuevo centro comercial La Torre Outlet de Zaragoza. A través de su holding familiar Iberebro, ha contratado a las consultoras inmobiliarias Knight Frank y JLL para buscar compradores de este activo de reciente construcción y que ocupa la antigua fábrica de Pikolin.

Desde el grupo Iberebro confirman que han encargado a estas dos consultoras inmobiliarias “sondear el mercado para saber si hay interés por este tipo de activos”. El propósito de la familia Soláns es traspasar el centro por alrededor de 130 millones de euros, según fuentes del mercado.

El proyecto de La Torre Outlet, anteriormente conocido como La Torre Village, fue inaugurado en octubre de 2020, cuando se estabilizó la situación de la pandemia de Covid-19 y se eliminaron las restricciones sanitarias más duras. Se ubica en la antigua fábrica de Pikolin y mantiene su diseño industrial gracias a la rehabilitación diseñada por el estudio Bernabad Arquitectura + Ingeniería.

El activo está controlado por a través de la filial Kiros Iberia, a su vez participada por una sociedad luxemburguesa llamada Luxemburg Investment Company 246, dependiente de Iberebro. Kiros cuenta con una deuda con terceros de 74,7 millones de euros, según se recoge en las cuentas de la empresa de 2020, las últimas presentadas al Registro Mercantil. Según esas cuentas, ese crédito tiene vencimiento a finales de este año y la sociedad acordó un contrato en prenda de las participaciones por el 100% de la sociedad y se comprometió a no repartir dividendo.

Parque comercial en la antigua fábrica de Pikolin en Zaragoza.
Parque comercial en la antigua fábrica de Pikolin en Zaragoza.

Fuentes del sector indican que la familia Soláns siempre ha barajado la venta de La Torre una vez finalizada la reconversión, aunque según esas fuentes podría haber presiones por parte del acreedor para acelerar esa venta.

Según los conocedores del proceso, el vendedor busca un comprador que pague el importe a una yield de alrededor del 5,5%. Pero habrá que comprobar el interés del mercado por este tipo de activos comerciales, que han sufrido las dudas de los inversores por la pandemia de Covid-19, el auge del comercio electrónico y, ahora, la incertidumbre sobre el futuro económico por la inflación y el alza de los precios energéticos por la invasión rusa de Ucrania. Por eso, alguno de los expertos consultados indican que dada la complejidad de este tipo de producto inmobiliario en la actualidad, podría llevar a que los interesados pujen con ofertas incluso inferiores a los 100 millones.

Cuando se inauguró el centro comercial, trascendió que la inversión en la reconversión había sido de alrededor de 100 millones. El complejo lo conforman un parque de medianas, que está bastante consolidado según fuentes inmobiliarias, además de una parte de outlet y de restauración que todavía tienen recorrido. El centro está gestionado por el operador Retail Outlet Shopping (ROS).

Este proceso viene a sumarse a los activos de Islazul en Madrid, que Nuveen vende por alrededor de 300 millones, y de Splau en Barcelona, por el que Unibail-Rodamco-Westfield busca alrededor de 350 millones.

Los detalles del complejo

Este parque comercial dispone de 61.500 metros cuadrados de superficie bruta alquilable, según los datos de la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC). Dispone de 87 comercios, prácticamente todos ubicados en el exterior, y 2.800 plazas de aparcamiento. Entre las marcas presentes se encuentran Bauhaus, Verdecora, Decathlon, Adidas, el outlet de El Corte Inglés, Mango y restaurantes como Ribs, La Tagliatela, Foster’s Holywood y McDonald’s.

La reconversión del centro se llevó a cabo en los últimos años, después de que Pikolin trasladase su actividad a una nueva planta en Plaza, la zona logística de Zaragoza. El holding Iberebro, de la familia Soláns, ganó 19,72 millones en 2020, y Pikolin facturó 104 millones y ganó 543.000 euros.

Normas
Entra en El País para participar