Crisis energética

Putin amenaza con cortar los suministros de petróleo y gas si se limitan los precios

El G7 ha planteado la posibilidad de permitir el transporte del petróleo ruso y sus derivados a nivel mundial solo si los productos se venden por debajo de un precio tope

El presidente ruso, Vladimir Putin.
El presidente ruso, Vladimir Putin. Reuters

Rusia está dispuesta a cumplir sus contratos pero no suministrará ni gas, ni petróleo, ni carbón en detrimento de sus intereses, alertó hoy el presidente ruso, Vladímir Putin, ante las propuestas del G7 y de la Unión Europea de poner un tope a los precios del crudo y gas rusos.

"Existen compromisos establecidos en los contratos de suministro. Y si se toma algún tipo de medida política que contradiga los contratos, simplemente no los cumpliremos", dijo en el VII Foro Económico Oriental en Vladivostok, capital del lejano oriente ruso.

Putin recalcó que Rusia no suministrará "absolutamente nada si esto contradice nuestros intereses, en este caso económicos, no suministraremos ni gas, ni petróleo, ni carbón".

La UE se enfrenta a divisiones internas sobre cómo responder a una crisis energética cada vez más profunda. El G7 ha planteado la posibilidad de permitir el transporte del petróleo ruso y sus derivados a nivel mundial solo si los productos se venden por debajo de un precio tope, algo que Moscú ha rechazado categóricamente.

Esta propuesta trata de cortar la financiación de la campaña militar rusa en Ucrania en momentos en que la Unión Europea ha adquirido el 54% de todos los combustibles fósiles exportados por Rusia desde finales de febrero por un valor de 85.100 millones de dólares.

Aunque no hay cifras oficiales disponibles, se estima que Rusia ha invertido alrededor de 100.000 millones de euros en financiar la guerra contra Ucrania, por lo que los ingresos procedentes de la exportación de combustibles se han convertido en "el factor clave" que hace posible la campaña militar rusa.

Por su parte, un ministro checo aboga por retirar este plan del orden del día. Los checos están ayudando a guiar las discusiones como titulares de la presidencia rotatoria de la UE. "En mi opinión, no es una propuesta constructiva. Es más otra forma de sancionar a Rusia que una solución real a la crisis crisis energética en Europa", dijo el ministro de Industria, Jozef Sikela, a la agencia de noticias checa CTK.

Los ministros de Energía de la UE se reunirán el viernes para debatir cómo responder a los cortes de suministro de gas de Rusia y al aumento de los precios, que amenazan con desbordar a las empresas y a los consumidores a medida que aumenta la demanda en los meses más fríos.

La crisis energética a la que se enfrenta Europa se ha agudizado después de que la empresa rusa Gazprom suspendiera totalmente el suministro de gas a través del gasoducto Nord Stream 1 a Alemania, después de que dijera que había encontrado una fuga de aceite en el motor durante los trabajos de mantenimiento.

Normas
Entra en El País para participar