El sucesor de Alitalia se acerca a un punto de aterrizaje seguro

Certares ha presentado una oferta de 700 millones por la mayoría de ITA, la rama reducida de la aerolínea

El sucesor de Alitalia se acerca a un punto de aterrizaje seguro

Roma ha elegido al grupo de adquisiciones Certares para que sea el afortunado propietario de ITA Airways, la sucesora rebajada de la quebrada Alitalia. La asociación del fondo con Air France-KLM y Delta Airways debería garantizar que ITA consiga mejores franjas horarias y un mayor acceso al lucrativo mercado estadounidense. Esto puede evitar la necesidad de más rescates estatales, pero el Gobierno italiano seguirá teniendo mucho que decir.

Es posible que el primer ministro saliente, Mario Draghi, haya encontrado la manera de llenar el pozo sin fondo de Alitalia. La atribulada aerolínea italiana ha sido deficitaria desde el año 2000 y se ha fundido más de 10.000 millones de euros de fondos estatales en múltiples rescates. En los intentos fallidos de levantar la aerolínea participaron Air France, varios empresarios italianos, el grupo de correos Poste Italiane PST.MI y la compañía del Golfo Pérsico Etihad. En un momento dado, Roma incluso buscó el apoyo de su operador ferroviario nacional.

La oferta de Certares, que el Tesoro italiano eligió el miércoles por encima de una oferta rival del gigante naviero MSC y la aerolínea alemana Lufthansa, contempla el pago de 700 millones de euros por una participación del 50% más una acción de ITA, quedando el resto en manos del Estado, según una fuente que conoce la situación. Air France-KLM y Delta pueden comprar las participaciones de ITA más adelante. Los licitadores rivales habían ofrecido entre 850 y 900 millones de euros para comprar el 80% de ITA de una vez, según Reuters.

Ambas valoraciones parecen excesivas, dado el pésimo historial de la aerolínea y su tamaño actual. Los ingresos de ITA previstos para 2022, de 1.000 millones de euros, supondrían unos 600 millones de euros en los múltiplos de ventas de sus homólogas europeas. Además, la compañía opera solo 334 vuelos semanales, frente a los más de 1.000 de Lufthansa y Air France-KLM.

Con todo, la oferta de Certares ofrece razones para la esperanza. Air France y Delta ya son aliados de ITA en la alianza Skyteam que permite a los clientes compartir millas aéreas. Pasar a la Star Alliance de Lufthansa sería un trastorno. Mientras tanto, la mejora de la asociación con Delta debería permitir a ITA establecer más vuelos de larga distancia en Estados Unidos, algo fundamental si se quiere hacer crecer una base de ingresos sostenible.

El Tesoro italiano, con la gran participación que le queda en ITA y sus dos miembros en el consejo de administración, conservará suficiente influencia para garantizar que el aeropuerto de Roma no se convierta en irrelevante, un riesgo que se correría si todos los vuelos de larga distancia pasaran por París. El peligro es que un futuro gobierno nacionalista utilice ese poder para bloquear cualquier venta de acciones de ITA, por ejemplo a Delta o Air France-KLM. Después de tantos rescates, los contribuyentes italianos querrán que la intromisión del Gobierno sea mínima.