Rusia da una vuelta de tuerca y cierra el gas a Europa ‘sine die’

La gasista rusa asegura haber detectado una filtración y evita dar fecha para la restauración del suministro

Rusia da una vuelta de tuerca y cierra el gas a Europa ‘sine die’

Rusia ha paralizado sus planes de reactivar el flujo de gas a Europa, que había previsto para este sábado. La gasista rusa, Gazprom, ha informado este viernes por la tarde a través de su canal de Telegram sobre "una fuga de aceite en las conexiones de los cables de los sensores de velocidad del rotor de baja y media presión" en la central de Portovaya, desde donde fluye el gas ruso hacia el bloque comunitario, a través del Nord Stream I.

La empresa ha asegurado que la avería ha comprometido el correcto funcionamiento de la turbina de gas y que por tanto, el flujo de gas permanecerá suspendido "hasta que los problemas sean solucionados". "Los fallos y daños detectados no permiten garantizar un funcionamiento seguro y sin accidentes del motor de la turbina de gas", ha detallado Gazprom.

El anuncio es un fuerte revés para el bloque comunitario, que contaba con la reanudación del suministro durante la madrugada de este sábado. Los Veintisiete han aumentado en los últimos meses los esfuerzos por llenar sus reservas de gas antes del invierno, mientras adivinan cuál será el siguiente paso del Kremlin en una guerra que ha salpicado al sector energético. El giro de Gazprom llega además en la misma jornada en la que el G7 ha anunciado un acuerdo para topar el precio del petróleo ruso y en la que Bruselas ha hecho un llamado para fijar un techo al precio del gas ruso. 

Rusia había ido reduciendo el suministro de gas en julio, poco después del mantenimiento estacional del gasoducto, citando problemas técnicos. Los flujos se interrumpieron el miércoles para realizar comprobaciones en la única turbina que funciona y que ayuda a bombear el gas en el Nord Stream I. Normalmente, utiliza seis turbinas principales y dos más pequeñas, pero este verano la mayor parte del equipo quedó fuera de servicio por las sanciones internacionales impuestas a Gazprom, que interrumpieron el mantenimiento y las reparaciones.

Esta única turbina debe someterse a mantenimiento técnico cada 42 días, según Gazprom, lo que supone que el próximo corte programado vaya a tener lugar a mediados de octubre. En Europa sospechan de que estos cortes intermitentes se mantengan durante todo el invierno, como una manera de mantener en vilo al continente. Alemania, de hecho, ya ha dicho que no cuenta con recibir gas de Rusia este invierno. La estrategia de la UE está siendo tratar de aprovechar el verano para llenar sus reservas de gas de cara al invierno, al tiempo que prepara planes de ahorro de energía.

Este viernes por la mañana, Rusia había anunciado su intención de reactivar el flujo del gas en la madrugada del sábado, a través del gasoducto Nordstream I, al 20% de su capacidad, tal y como estaba previsto. El anuncio había hundido un 16,4% los precios del gas.

El gas natural TTF para entrega el mes próximo ha marcado un descenso semanal en el mercado holandés del 32% respecto a los máximos históricos alcanzados la semana pasada y ha cerrado este viernes a 209 euros por megavatio hora (MWh), según datos del mercado.

Normas
Entra en El País para participar