El perdón a la deuda estudiantil de EE UU da un alivio limitado

Más de dos tercios del plan de Biden va al 60% de los que más ganan, y no aborda de forma concreta el aumento de los costes de la universidad

Manifestación por la anulación de la deuda estudiantil, ante la Casa Blanca, en Washington DC en abril.
Manifestación por la anulación de la deuda estudiantil, ante la Casa Blanca, en Washington DC en abril. reuters

Los estadounidenses van a recibir cierta condonación de sus préstamos estudiantiles, pero el plan solo merece un aprobado raspado. Biden ha presentado una iniciativa para perdonar una parte de los casi 1,6 billones de dólares de deuda emitida por el Gobierno para cubrir los costes de la educación superior.

No alcanza los objetivos de los demócratas progresistas, pero Biden ha cuestionado por qué solo se debe ayudar a los universitarios. Su programa incluye la condonación de hasta 10.000 dólares en préstamos estudiantiles para los que ganan menos de 125.000 al año, y el doble para los beneficiarios de una beca por bajos ingresos.

Los alumnos prestatarios han tenido de un periodo de gracia por la pandemia, sin intereses ni reembolsos, de dos años. Biden lo extiende hasta final de año. Esto, por sí solo, ha costado a los contribuyentes unos 45.000 millones.

El nuevo paquete tiene lagunas. Más de dos tercios va al 60% de los que más ganan, según la Universidad de Pensilvania. No concede créditos a un tercio de los prestatarios que han estado pagando los últimos dos años, ni aborda de forma concreta el aumento de los costes de la educación superior.

La media de las titulaciones de cuatro años, incluyendo alojamiento y comida, subió casi un 11% en 2012-2021. Y los que tienen un grado o más tienen un salario semanal medio que casi duplica el de los titulados de secundaria.

Hay otras cuestiones. El tipo de interés de los préstamos federales es del 5% para los prestatarios de grado, y más alto para los de posgrado. La deuda estudiantil impagada crecía antes del Covid, y no puede reestructurarse en una quiebra.

El plan sí que ofrece algunas mejoras basadas en los ingresos. Prestamistas privados con tipos competitivos, más becas de necesidad, y tipos más bajos podrían, en última instancia, ofrecer vías de solución a más largo plazo. El presidente de EE UU quiere además seguir presionando por dos años de ciclos de grado superior gratis, pero es probable que sea políticamente inviable tras las elecciones de noviembre, lo que significa que apenas aprobará Economía de primero.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías