Inmobiliario

El negocio de Neinor virará hacia las entregas de alquiler en 2023 y 2024

Prevé entregar 1.200 casas para arrendamiento hasta fin del año que viene. Mientras, está pendiente de si busca socio o vende esta actividad

Borja Garcia-Egotxeaga, CEO de Neinor.
Borja Garcia-Egotxeaga, CEO de Neinor.

La promotora de viviendas Neinor, la primera en salir a Bolsa después de la crisis del ladrillo, está virando su negocio hacia la entrega de viviendas para alquiler, frente al tradicional de venta a particulares. Eso se traducirá en que ya en 2023 y 2024 el peso de estas entregas será muy significativo respecto al total de esos años.

La compañía reconoce en su presentación de resultados semestrales ese viraje: el mix de entregas cambiará a alquiler en 2023 y 2024”, lo que según la compañía de origen vasco ofrece diversificación y “se ajusta naturalmente al ciclo”, en una época en que está por ver qué ocurre con la demanda de viviendas de obra nueva de las familias ante la subida de tipos y la probable recesión espoleada por la invasión de Ucrania y la crisis energética.

Neinor prevé entregar entre 2.500 y 3.000 viviendas al año, un compromiso que ha reiterado, lo que le otorgará entre 140 y 160 millones de euros de ebitda. En la actualidad, el reparto para 2021 y 2022 es aproximadamente de un mix de un 95% de entregas de venta a particulares y 5% de casas destinadas al alquiler, según la empresa.

La compañía ha declinado responder respecto cuánto pesará en porcentaje el alquiler en 2023 y 2024, pero en la presentación de resultados a los inversores ya aporta algunas señales. La inmobiliaria dispone actualmente de 5.600 casas ya en construcción y reconoce que tiene un portfolio de 3.645 unidades en alquiler en camino (que aportarán 40 millones en rentas), de las que entregará hasta 1.200 viviendas hasta diciembre de 2023.

Mientras construye esa cartera de alquiler, la compañía –participada por los fondos Stoneshield, Adar y Orion– avanza en buscar un socio o a quien vender parte de esa plataforma. A inicio de verano, la compañía reconoció a la CNMV que estaba en conversaciones para traspasar ese portfolio, en una operación asesorada por Savills. Actualmente dispone de 550 viviendas operativas en esa división y para fin de año prevé llegar al millar. La empresa explica en sus resultados que busca esa opción porque el valor adicional de este negocio “está pasando inadvertido” para los inversores.

Otras promotoras también han entrado en este negocio creciente por la alta demanda del alquiler, fundamentalmente en obra nueva para terceros, como Aedas, Metrovacesa, Kronos, Grupo Lar o Gestilar.

Qué es Neinor Rental

La promotora vasca cotizada lanzó en 2020 la división Neinor Rental con el objetivo de convertirse también en una inmobiliaria patrimonialista, destinando al alquiler parte de los edificios que construye, en vez de vender los pisos uno a uno. El objetivo de la compañía es construir un parque de 5.000 viviendas en cinco años para esta nueva actividad.

Normas
Entra en El País para participar