La fortaleza del dólar dispara la llegada de turistas de EE UU a España

Es el mercado emisor más importante fuera de la UE, con un 3,8% de los viajeros y un 4,3% del gasto

Turismo USA Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El temor a una recesión económica y la crisis energética con Rusia, que anticipa un otoño complejo para garantizar el suministro, está pasándole factura al euro en su cotización frente al dólar. Desde abril acumula una caída del 10% y el lunes cotizó por debajo del dólar. Una de las consecuencias directas de la fortaleza del dólar es el encarecimiento de los viajes desde Europa a EE UU, aunque es un problema menor teniendo en cuenta que casi dos terceras partes de los europeos opta por pasar sus vacaciones en otro país vecino. En el otro lado, los desplazamientos desde EE UU a Europa se han abaratado un 10% en los últimos cuatro meses y los datos ya empiezan a reflejar el crecimiento de la demanda.

La correlación entre la fortaleza del dólar y el crecimiento de los viajes desde EE UU a España ya es un hecho. Los últimos datos de INE (el próximo 1 de septiembre dará a conocer los datos de julio) ya apuntan en ese sentido. En mayo llegaron 312.385 viajeros estadounidenses, lo que supuso un 90,8% respecto al mismo mes de 2019, superar los niveles de 2016 y 2017 y un 95% respecto a los de 2018. En junio aterrizaron 377.366, un 86,9% respecto al mismo período de 2019, también por encima de los niveles de 2016 y 2017 y un 95% respecto a los de 2018. Todo apunta a que si la debilidad del euro frente al dólar se mantiene, la llegada de turistas en julio y agosto superará la registrada en los mismos meses de 2019.

Madrid será la región más beneficiada, ya que EE UU representa el 15% de los viajeros

“Estamos notando un aumento en los viajeros estadounidenses que buscan y reservan viajes en Europa, incluso fuera de temporada, y la paridad hace que sea casi más barato reservar vacaciones de invierno en Europa que en los Estados Unidos”, recalca Thomas Danielzak, director de ventas en Europa de Shiji, uno de los mayores proveedores tecnológicos de la industria hotelera. En su opinión, el hecho de que los precios para viajar sean más competitivos en Europa que en EE UU no solo debe ser un reclamo para que los hoteles busquen clientes entre los turoperadores y las agencias de viajes. “También deben realizar acciones de marketing en cualquier negocio que opere con dólares estadounidenses”

El destino más beneficiado por la recuperación del turismo estadounidense es Madrid, en el que EE UU es el primer mercado emisor, con 317.000 viajeros en el primer semestre, lo que supone un 14,6% del total. Solo por encima de Madrid figura una región, denominada Resto de América, en el que se computan todos los viajeros del continente americano, excepto EE UU, México y Argentina, con 392.000 viajeros. “Madrid ya es un destino relevante para el viajero de EE UU y el verano pasado ya fue el primer país emisor en Madrid”, señala Fabián González, fundador de Forward Mad, un congreso sobre turismo de lujo que se celebrará del 5 al 7 de octubre en Madrid. Considera que la posición de privilegio de Madrid se debe a tres factores. “La estrecha colaboración público-privada, la decidida apuesta de Iberia ampliando conexiones con las diferentes ciudades de EE UU y la llegada de grandes cadenas norteamericas como Marriott, Hyatt, Four Seasons o Hilton, que cuentan con un cliente muy fidelizado que se mueve por el mundo al son de sus aperturas”.

Un gasto medio que duplica al del turista francés

Uno de los principales atractivos del turista estadounidense es su elevado poder adquisitivo y su mayor propensión a las compras. El gasto medio por estancia y persona es de 1.882 euros, muy por encima de la media de los viajeros extranjeros que eligen España como destino (1.119) y de los grandes mercados emisores como Reino Unido (1.109) o Alemania (1.159). Especialmente llamativa es la comparación con Francia, en el que el desembolso medio realizado en un viaje (763) es menos de la mitad que en el caso de EE UU

Unos patrones que se repiten si se analiza el gasto medio por cada día de estancia. En el caso de EE UU, la cifra se eleva a 214 euros frente a los 137 euros de la media del total de turistas recibidos, los 135 de Alemania, los 127 de Reino Unido o los 101 de Francia.

Normas
Entra en El País para participar