Finanzas

La banca deberá aportar 1.600 millones en dos años al Fondo de Garantía de Depósitos

Debe cubrir el 0,8% de los 857.000 millones protegidos, hasta alcanzaran torno a los 7.000 millones

FGD Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La banca española debe afrontar otro importante gasto en los próximos años. La normativa europea establece que debe capitalizar el Fondo de Garantía Bancaria -aquel que garantiza los depósitos de hasta 100.000 euros en caso de quiebra de un banco– con unos 7.000 millones de euros más antes del 3 de julio de 2024. Para ello debe aportar unos 1.600 millones en los próximos meses.

El Fondo de Garantía de Depósitos es un instrumento creado durante la anterior crisis financiera, fusionando los fondos existentes hasta ese momento. Una directiva europea de 2014 establecía un nuevo marco común para este tipo de esquemas de protección de los depósitos en dinero o valores de los pequeños ahorradores. Fue una de las medidas con las que Bruselas trató de proteger al sistema financiero europeo de una nueva crisis. Otras fueron establecer un esuqema ordenado y común de resolución bancaria o instar a las entidades a contar con potentes colchones anticrisis que asumiesen pérdidas en el caso de una crisis.

Entre estas medidas, Europa estableció la obligación de que fuesen las propias entidades financieras las que hiciesen acopio de recursos y financiasen ese fondo para rescatar a los ahorradores en caso de problemas. Y estableció la obligación de que este fondo estuviese capitalizado con, al menos el 0,8% del montante total de depósitos inferiores a 100.000 euros para antes del 3 de julio de 2024, en menos de dos años. La ley obliga que todas las entidades de crédito que prestan servicio en España estén bajo el paraguas del FGD, que actualmente lo integran 116 entidades.

Según la información publicada recientemente por la EBA, el fondo español estaba dotado a 31 de diciembre de 2021 con 5.269 millones de euros. Esto es, poco más del 0,6% de los casi 857.000 millones en depósitos protegidos por este esquema que la autoridad bancaria calcula que hay en España. Supone que en los próximos dos años las entidades bancarias españolas deberán aportar algo menos de 1.600 millones a este sistema para cumplir con las directrices de Bruselas y llegar al entorno de los 7.000 millones.

La normativa comunitaria establece algunas excepciones en las que se rebaje ese umbral hasta el 0,5%, como, por ejemplo, que el país haya tenido que vaciar esta hucha para compensar a sus depositantes recientemente o que el Estado careciese de un instrumento de este tipo antes de la directiva de 2014. Esto debe tener además la autorización de la Comisión Europea. No ocurre así, por el momento, en el caso de España.

En 2021, según el último informe financiero del FGD, las entidades participantes aportaron unos 1.400 millones. Para cumplir con los criterios de Bruselas las 116 entidades integrantes deben tan solo incrementar ligeramente lo inyectado en el ejercicio anterior.

La comisión gestora del fondo –presidido por la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado– estableció que antes del último día hábil de febrero de este año las entidades de crédito debían aportar al fondo el 1,7 por 1.000 del valor de sus depósitos, con un máximo del 30% del patrimonio total del fondo, y las sociedades de valores, el 2 por 1.000 del 5% del los valores depositados a cierre del pasado ejercicio. En febrero de este año, además, el fondo ha percibido las últimas cuotas de la derrama de 2.346 millones que aprobó en 2012 para tratar de hacer frente a la crisis bancaria. Si fuese necesario para devolver el dinero a los ahorradores, pueden recurrir a préstamos bancarios, de otros fondos de garantía o incluso del Estado.

Fondo Europeo

Esta normativa europea se circunscribe en las largas negociaciones del club comunitario para unificar los diferentes fondos de garantía nacionales en uno común para toda la UE, considerado como uno de los pilares de una futura unión bancaria europea.

El último paso de estas negociaciones tuvo lugar en el Eurogrupo recientemente. Esta reunión precisamente decidió aparcar el asunto hasta 2024, ante el enconado conflicto entre países del sur, como España e Italia que piden acelerar su constitución, y Alemania, que reclama antes reducir la morosidad o las carteras de deuda pública de los bancos. La reunión de los ministros de Economía de los países del euro instó, en cambio, a la Comisión Europea a trabajar en nuevas medidas para fortalecer el marco común para la gestión de crisis bancarias, así como los fondos nacionales de protección de depósitos.

23.000 millones para la anterior crisis financiera

  • De acuerdo a los datos del Banco de España publicados en 2019, el Fondo de Garantía de Depósitos aportó 23.000 millones de euros al rescate bancario. De ellos, 21.000 millones fueron inyectados en las entidades financieras, entre inyecciones de capital e híbridos y esquemas de protección de activos (EPA). Las entidades que recibieron el dinero fueron la CAM, 12.458 millones, la Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha (4.156 millones), Unnim (2.902 millones), Catalunya Banc (887 millones) y Novacaixagalicia (656 millones). Otros 2.000 millones procedieron de ajustes en la creación del FROB. La cifra es muy inferior a los más de 50.000 millones de dinero público inyectado para rescatar la banca española.
  • El Fondo de Garantía de Depósitos ha aportado 125 millones de los 127 millones en depósitos garantizados que contaba el Banco Madrid cuando entró en concurso de acreedores en 2015, de acuerdo a las últimas cuentas anuales del FGD. Y ha registrado una provisión adicional de 9,5 millones. La entidad ha abonado así mismo otros 109 millones al fondo.
Normas
Entra en El País para participar