Europa>

Las exportaciones alemanas fuera de la UE caen un 7,6% por la crisis energética

La caída representa un retroceso desde los 61.400 millones de euros en exportados por el país en junio

Una bandera alemana en la Plaza de la República de Berlín
Una bandera alemana en la Plaza de la República de Berlín

Las exportaciones alemanas fuera de la UE cayeron un 7,6% en julio respecto al mes anterior. Así lo ha informado este lunes la Oficina Federal de Estadística de Alemania (DESTATIS por sus siglas en alemán), que ha añadido que la principal economía europea exportó bienes por valor de 56.800 millones de euros. Esta caída se ha dado en el contexto de una creciente presión sobre el sector industrial alemán, que está sufriendo por la subida en los precios de la energía tras la reducción de los envíos rusos de gas natural.

La caída representa un retroceso desde los 61.400 millones de euros en exportados por el país en junio. No obstante, las cifra supera a la de julio de 2021, cuando alcanzó tan solo los 51.900 millones de euros. La industria sigue encabezando a los sectores alemanes con más envíos fuera del territorio europeo. De hecho, El sector automotriz lideró las exportaciones alemanas durante este periodo, representando el 15,3% del total.  La maquinaria (14,2%) y los productos químicos (10,0%) ocuparon el segundo y tercer lugar, respectivamente, entre los artículos de exportación más importantes.

Asimismo, la entidad asegura que, según los resultados preliminares, China ha vuelto a ser el principal socio comercial de Alemania. Ambos países intercambiaron bienes por valor de 245.900 millones de euros en 2021 (exportaciones e importaciones). En este sentido, DESTATIS informa que al gigante asiático le sigue Holanda como principal aliado, con un volumen de comercio de 205.900 millones de euros, y que Estados Unidos se ubica en el tercer lugar con una facturación de comercio exterior de 194.200 millones de euros.

La reducción de los envíos rusos de gas dificulta la producción eléctrica en el país germano y esto está elevando la presión sobre el sector industrial. Los precios de la energía en Alemania han alcanzado nuevos records: la semana pasada, la electricidad alcanzó el máximo histórico de 545 euros por megavatio-hora, impactando de forma directa sobre los costos de la producción de coches o de maquinaria. En este contexto, el Gobierno de Olaf Scholz está apuntando hacia la reactivación del carbón y la nuclear para garantizar el suministro este invierno, ante las preocupaciones de que las reservas de gas no puedan ser suficientes. No obstante, los bajos niveles de agua en el Rin están limitando la capacidad de cumplir con el plan.

Normas
Entra en El País para participar