Adif contrata a PwC para estudiar el impacto de la situación geopolítica actual en la empresa

El contrato se ha adjudicado por más de 168.000 euros, un 30% que el presupuesto de licitación

Adif contrata a PwC para estudiar el impacto de la situación geopolítica actual en la empresa

Adif, el administrador de infraestructuras ferroviarias, ha contratado los servicios de consultoría de PwC para establecer distintos escenarios y estimar el impacto en las actuaciones de la empresa pública como consecuencia de la situación geopolítica actual.

Según figura en el portal de contrataciones, se trata de un contrato negociado sin publicidad al que concurrieron tres consultoras, entre las que PwC resultó ganadora al presentar la oferta económica más ventajosa, en concreto de 168.190 euros, en torno a un 30% menos que el presupuesto de licitación establecido.

El contrato se adjudicó el pasado 21 de julio y ha sido ahora cuando se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y en el portal de contrataciones. El plazo de ejecución de los informes encargados será de seis meses.

La situación geopolítica actual está determinada por la guerra en Ucrania, que ha impactado en todo el mundo y en las principales empresas españolas, incluidas las estatales como el caso de Adif.

Al alza de los precios que ya comenzó el año pasado se ha unido ahora la inflación disparada por las tensiones energéticas que ha desatado la invasión rusa, incrementando los costes de construcción de las vías y estaciones de tren.

Adif fue la primera entidad pública en aplicar una revisión extraordinaria de precios por el alza de los materiales de construcción, pagando más a los constructores con el objetivo de proseguir con las obras, que se veían amenazadas al no poder afrontar las constructoras el incremento de los precios.

Por otra parte, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, del que depende Adif, ha llevado a cabo diferentes acciones coordinadas para el traslado de los refugiados ucranianos por ferrocarril, por medio de Adif y Renfe.

El gestor ferroviario sufrió las consecuencias de la pandemia, al reducirse la movilidad y los viajes en tren al mínimo durante los sucesivos confinamientos que se decretaron para frenar el avance del coronavirus.

Los ingresos de la empresa cayeron significativamente al no poder cobrar los mismos cánones a las operadoras (Renfe y Ouigo) y ahora está aprovechando el tirón de la recuperación de los viajes, aunque lastrada por la guerra en Ucrania y su efecto en la economía española.

Normas
Entra en El País para participar