Financiación

El Tesoro ya paga por emitir a tres meses y desaparece la financiación en negativo

Coloca letras a tres meses con interés positivo por primera vez desde 2014

Letras 3 meses pulsa en la foto

El Tesoro ya paga por todas las emisiones de deuda, también en las letras a tres meses, la última referencia que todavía conseguía vender a tipo de interés negativo. En la subasta de letras a tres meses de hoy ha tenido que ofrecer una rentabilidad positiva, del 0,145%, frente al interés marginal del -0,198% de la subasta anterior de julio. Se trata de la primera vez que paga por emitir a tan corto plazo desde el año 2014.

El alza de tipos de interés anunciada por el BCE en julio, de 50 puntos básicos, ha terminado por erradicar del todo la financiación en negativo del Tesoro. El incremento de las rentabilidades de los bonos, anticipo de la citada subida de tipos, ya obligó a volver a pagar por emitir letras a 12 meses en el mes de mayo. Y las rentabilidades fueron de nuevo positivas por primera vez en años en la subasta de letras a 9 meses de junio y en la de seis meses del pasado mes.

En la colocación de hoy, el Tesoro ha vendido letras a tres y nueve meses por 1.702,88 millones de euros, por debajo del máximo previsto en los 2.500 millones y a pesar de recibir una demanda conjunta en ambas emisiones por más de 6.000 millones de euros. En la subasta de letras a tres meses, la demanda ha superado a la oferta en 5,3 veces. El Tesoro ha vendido 365 millones de euros a ese plazo, al interés marginal más elevado desde 2014, por primera vez desde entonces en terreno positivo.

En la subasta de letras a 9 meses, el importe adjudicado ha sido de 1.337,86 millones de euros, a un interés marginal del 0,681%, superior al 0,484% de la emisión anterior, y después de recibir peticiones por 4.457 millones de euros.

Tras la colocación de hoy, el Tesoro no volverá a realizar subastas hasta el próximo 1 de septiembre, ya que quedó suspendida la emisión de deuda a largo palzo prevista en principio para el 18 de agosto, tal y como ha sucedido en años anteriores con las colocaciones de la segunda mitad de agosto. El primer día de septiembre el Tesoro volverá a emitir bonos y obligaciones.

La estrategia de financiación del Tesoro pasa por concentrar las emisiones en los plazos más largos, para evitar en lo posible el encarecimiento del coste medio de la deuda, más aún en el contexto actual de tipos de interés al alza. De hecho, la emisión neta de letras se reducirá este año, de ahí que en la colocación de hoy el importe adjudicado haya sido reducido pese a las elevadas peticiones.

A cierre de julio, el Tesoro ya había realizado emisiones netas por 55.030 millones de euros. Le restan 25.000 millones para alcanzar el objetivo del año en los 75.000 millones de euros, en línea con la emisión neta del pasado año. Solo en el mes de agosto, el Tesoro ya ha colocado 11.667,17 millones en tres subastas: la de ayer de letras a 3 y 9 meses, una colocación de letras a 6 y 12 meses y otra de bonos y obligaciones.

El objetivo para el conjunto del año es alcanzar una emisión bruta de 237.498 millones de euros, lo que supondrá un descenso del 10% respecto al año anterior. La inyección de los fondos europeos del programa Next Generation está contribuyendo en gran medida a esa rebaja en la necesidad de acudir al mercado de capitales en busca de financiación, a pesar de que el crecimiento económico va a ser inferior al previsto en el inicio del año y a que el alza de la inflación está creando nuevas exigencias de gasto público. El Gobierno prevé un alza del PIB este año del 4,3% y del 2,7% en 2023.

 

Normas
Entra en El País para participar