Las empresas destinan su tesorería a activos de largo plazo y bonos

Una encuesta realizada por Economist Impact y Deutsche Bank analiza cómo invertirán en los próximos dos años

Las empresas destinan su tesorería a activos de largo plazo y bonos
GETTY IMAGES

En un contexto de recuperación económica incierta, más del 40% de las empresas planea aumentar sus inversiones de tesorería, de aquí a dos años, en activos a largo plazo y bonos próximos a vencimiento. Al mismo tiempo, tienen previsto reducir las inversiones en recompra de crédito corporativo, según indica una encuesta global realizada por Economist Impact y Deutsche Bank a 150 tesoreros de empresas.

El documento revela que las inversiones a largo plazo tienen niveles más bajos de volatilidad y puede llevar a mayores rendimientos. Dentro de estas inversiones incluyen bonos corporativos, bonos del Estado o valores respaldados por hipotecas.

Los tesoreros también prevén invertir más en bonos próximos a vencimiento, en lugar de nuevos títulos, dado que, ante el aumento de los tipos de interés, los costes asociados a los nuevos bonos pueden ser menos atractivos.

Respecto a la inversión en depósitos bancarios, existe división de criterios, ya que el 36% de los encuestados asegura haber incrementado la inversión en estos activos, mientras que el mismo porcentaje está reduciéndola.

Según el Banco de España, la remuneración media de los depósitos en el mes de junio alcanzó, por pimera vez en 2022, un valor positivo (0,33%). Los cinco meses anteriores se encontraba en niveles negativos, entre el 0,10% y 0,25%. La principal motivación para invertir en depósitos bancarios está en el acceso inmediato a liquidez para responder a las incertidumbres del negocio, o para ejecutar a corto plazo distintas acciones relacionadas con la actividad de la empresa. Además, estos activos suelen ser más lentos en respuesta a las subidas de tipos frente a los fondos monetarios.

Con la guerra entre Ucrania y Rusia agravando las interrupciones de la cadena de suministro, la mayor preocupación para los administradores es el impacto del creciente proteccionismo económico.

Teniendo en cuenta esta situación, un tercio de los tesoreros espera que los efectos del retroceso de la globalización persistirán a corto y largo plazo. Como respuesta, unas empresas reubican sus cadenas de suministro, mientras otras eligen optimizar sus inversiones con activos más a largo plazo y reduciendo el riesgo-divisa.

A corto plazo, priorizan la monetización de los datos, así como los activos digitales y las criptomonedas. Mientras que a largo apuestan por cambios en los modelos comerciales, servicios en la nube y el acceso remoto.

Normas
Entra en El País para participar