Rebote

Las tecnológicas recuperan el nivel previo al acelerón de subidas de tipos de la Fed

El Nasdaq repunta un 17% desde los mínimos anuales

Nasdaq pulsa en la foto

Julio marcó un punto de inflexión en los mercados. Aunque las ganancias fueron la tendencia imperante en la renta variable europea y estadounidense, las firmas tecnológicas fueron las que mejor recogieron el incremento del apetito por el riesgo. Las perspectivas continúan siendo muy inciertas, pero los fuertes descuentos que venían registrando las firmas tecnológicas y las expectativas de que la Reserva Federal aminore el ritmo de la subida de tipos han sido aprovechados por los inversores para comprar.

Con una subida del 12,35% en julio, el Nasdaq recupera cerca de un 17% desde los mínimos de junio, coincidiendo con la primera alza de 75 puntos básicos de la Fed. Este rebote permite el índice retornar a los niveles previos a que Powell acelerara el proceso de normalización monetaria.

Patricia García, analista de Macroyield, explica que, aunque la desaceleración económica y la posibilidad de que EE UU haya entrado en recesión son noticias negativas que deberían pesar sobre el comportamiento de las Bolsas, esta vez los inversores han optado por ver el vaso medio lleno. El frenazo de la actividad económica ha llevado a descontar una subida más moderada de los tipos, una idea que fue confirmada por el presidente de la Fed en la pasada reunión. Jerome Powell confirmó que las subidas de los tipos continuarían, pero reconoció que es probable que sean apropiados aumentos más suaves. “Esto ha llevado a pensar que el final de la subida de tipos podría estar más cerca, con lo que las rentabilidades de la deuda se han moderado, dando impulso a los valores de crecimiento, que es el más castigado en un contexto de subidas de tipos”, apunta García.

Javier Molina, portavoz en España de eToro, comparte esta idea. El experto afirma que, con el cambio de perspectivas, el mercado descuenta solo una subida del 0,5% y dos del 0,25% para las próximas reuniones de la Fed durante 2022. Con la vista puesta en el próximo año, los inversores prevén que los tipos se mantengan en Estados Unidos sin cambios en el primer semestre de 2023 y para la segunda parte del año empezaría a hablar de los primeros recortes. Con la perspectiva de que el endurecimiento monetario sea más moderado, los inversores han aprovechado la abultada liquidez para entrar en Bolsa a precios más atractivos.

El segundo pilar de la recuperación que han experimentado las tecnológicas hay que buscarlo en el proyecto de ley para fomentar la fabricación de chips en EE UU. En la recta final de julio, el Senado aprobó una norma que contempla la inversión de 280.000 millones de dólares (273.032 millones de euros) en tecnología e investigación, con 52.000 millones destinados a promover la fabricación nacional de semiconductores. El objetivo que se persigue con esta medida es lograr una mayor independencia de Asia en un momento en el que las interrupciones en las cadenas de suministro han pasado factura a las cuentas de firmas como Apple. Pese a ello, el gigante de la manzana logró sobreponerse y superó las expectativas. Obtuvo un beneficio a junio de 43.473 millones y unos ingresos de 176.268 millones.

No obstante, la gran vencedora de la temporada de resultados entre los gigantes tecnológicos fue Microsoft, después de que su beneficio creciera un 4,9% en el primer semestre y su facturación, un 15,2%. Con una capitalización que supera los dos billones de dólares, ambas cotizadas son las más valiosas de la Bolsa de EE UU.

Peor suerte corre Meta. Entre enero y junio, el beneficio de la red social cayó un 28,9% (13.840 millones). La caída en Bolsa en el año se agrava al 51,6%. Desde el récord de septiembre de 2021, baja seis puestos en el ranking de empresas más valiosas de la Bolsa de EE UU. A cierre de julio, ocupa el puesto número 11 con un valor en Bolsa de 420.646 millones de euros.

“La desaceleración económica continúa en marcha y esperamos todavía recortes en las estimaciones de resultados, con lo que el optimismo registrado en julio podría ser todavía prematuro”, advierten desde Macroyield.

El valor de los activos digitales sube un 11% en dos semanas

Evolución. El valor de mercado de los activos digitales aumentó un 11% en las últimas dos semanas hasta los 969.000 millones de dólares (943.000 millones de euros), otra muestra de cómo se ha elevado el apetito por el riesgo. Según los datos recopilados por Bank of America, las stablecoin suman tres semanas consecutivas de entradas netas, algo que no sucedía desde el pasado febrero. En síntonía con los responsables macroeconómicos, el departamento de análisis de la entidad estadounidense considera que los riesgos relacionados con la subida de los tipos de interés, la inflación y una recesión leve están probablemente descontados, pero una recesión fuerte puede dar lugar sin duda a otra corrección de los activos de riesgo, incluidos los criptoactivos. A pesar del aumento de los precios de los tokens en las últimas dos semanas, los activos digitales han caído mas de un 20% desde mediados de mayo y siguen estando directamente correlacionados con los activos de riesgo.

Normas
Entra en El País para participar