González-Bueno (Sabadell) pide que el impuesto a la banca se aplique a todas las entidades

Anticipa una rebaja del coste de riesgo en el segundo semestre del año ante la falta de indicios de deterioro en los pagos del crédito

El director financiero de Sabadell, Leopoldo Alvear, y el consejero delegado del banco, César González-Bueno.
El director financiero de Sabadell, Leopoldo Alvear, y el consejero delegado del banco, César González-Bueno.

El consejero delegado de Sabadell, César González-Bueno, ha pedido que el impuesto temporal que el Gobierno impondrá a la banca para los ejercicios 2023 y 2024 afecte a todas las entidades financieras que operan en España. En ese sentido, durante la presentación de resultados del primer semestre del banco, González-Bueno reclamó que este gravamen especial sea neutro para las entidades.

"Sobre el hecho imponible y las sociedades sujetas al nuevo impuesto, es necesario que se respete la competencia entre entidades. No se puede favorecer ni perjudicar a unas entidades frente a otras. Debe ser neutral desde un punto de vista de competencia, y que afecte a todas las entidades financieras que tengan actividad en España", ha valorado.

Y es que, según avanzó el Ejecutivo, este nuevo impuesto se aplicaría a las empresas que facturen más de 1.000 millones de euros. Teniendo en cuenta los resultados de 2021, se aplicaría sobre nueve bancos: Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter, Unicaja, Kutxabank, Abanca y Cajamar.

Igualmente, en la misma línea en la que se viene posicionando el sector, González-Bueno rechazó la carga impositiva. El consejero delegado de Sabadell señaló que los accionistas minoritarios serán "los principales afectados". Igualmente, valoró que el sector bancario cuenta ya con una "elevada carga impositiva" y defendió que en 2021 la entidad pagó más de 800 millones en impuestos en España, frente a un beneficio neto a nivel global de 530 millones. Además, apuntó la baja rentabilidad que viene ofreciendo el sector ante el entorno de tipos de interés negativos que se han mantenido en los últimos seis años.

"El peor comportamiento bursátil del sector bancario frente al Ibex general y otros sectores se debe fundamentalmente a un entorno de tipos extraordinariamente negativo para favorecer el buen funcionamiento de la economía para reactivarla. Ahora se encuentra en vías de normalización", expresó.

Por otro lado, González-Bueno anunció que el banco ha elevado sus previsiones de rentabilidad para el ejercicio 2022 debido a la aceleración del negocio bancario. De esta forma, la entidad catalana se ha marcado como meta cerrar el año con una ratio RoTE del 7% frente a la previsión de alcanzar un 6% en 2023.

Igualmente, el ejecutivo de Sabadell descartó un deterioro el comportamiento de los pagos de los clientes pese al paulatino vencimiento de las moratorias y los periodos de carencia de los préstamos. De hecho, avanzó que la entidad prevé una caída en el coste de riesgo en el segundo semestre del año. "No hay indicio alguno de deterioro", explicó. La entidad cerró el primer semestre del año con una ratio de mora del 3,31% frente al 3,58% de hace un año. Igualmente, el coste del riesgo del crédito se sitúa en 40 putos básicos a cierre del segundo trimestre 2022, lo que supone una reducción de 13 puntos en la comparativa interanual.

Normas
Entra en El País para participar