Debate sobre el estado de la nación

Sánchez anuncia un impuesto especial a la banca y las energéticas para recaudar 3.500 millones al año

Las nuevas tasas permanecerán hasta 2024 y gravarán a las empresas con más de mil millones de euros de facturación

Sánchez anuncia un impuesto especial a la banca y las energéticas para recaudar 3.500 millones al año

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado en el debate sobre el Estado de la Nación un conjunto de medidas económicas adicionales y de carácter tributario, a las ya adelantadas con anterioridad en el Real Decreto-ley 11/2022, de 25 de junio. Como principal medida, Sánchez ha anunciado dos nuevos impuestos a energéticas y bancos, ambos de carácter temporal y excepcional, con el objetivo de recaudar 3.500 millones de euros al año, hasta totalizar 7.000 millones en los ejercicios de 2023 y 2024.

El impuesto a las grandes energéticas (eléctricas, gasistas y petroleras), gravará los beneficios extraordinarios obtenidos en 2022 y 2023 y su recaudación se estima en 2.000 millones de euros al año. Este tributo ya fue anunciado por Sánchez en el Consejo de Ministros en el que prorrogó las medidas para contener el alza de los precios, si bien hoy ha detallado el objetivo de recaudación y el horizonte temporal.

Sin embargo, fue el anuncio de un nuevo impuesto a las entidades bancarias, el que más sorprendió del conjunto de medidas adelantadas por el presidente del Gobierno. Su carácter también será excepcional y temporal con una duración de dos años, esperándose una recaudación en torno a los 1.500 millones de euros al año.

Solamente con estas dos medidas el presidente Sánchez espera recaudar del orden de 3.500 millones de euros al año, 7.000 millones en el conjunto de los dos años en que se prevé se apliquen estos nuevos impuestos.

No ha detallado, en todo caso, la fórmula que guiará estos nuevos tributos, aunque anteriormente sí ha explicado que el Gobierno está buscando adaptar el impuesto sobre los beneficios extraordinarios de las eléctricas que ya aplica Italia. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha señalado después, en declaraciones a los medios de comunicación en el Congreso, que estos impuestos gravarán los beneficios de empresas con más de mil millones de euros de facturación.

Los dos impuestos se registrarán en sendas proposiciones de ley por parte del PSOE y Unidas Podemos para poder estar en vigor en 2023. Los dos nuevos impuestos se tramitarán “en paralelo” con los nuevos Presupuestos Generales del Estado, mostrándose convencida de que contará con el apoyo de los socios que han respaldado las “medidas progresistas del Gobierno.

El presidente ha pedido a las grandes empresas que demuestren su responsabilidad social y corporativa revirtiendo sus beneficios extraordinarios en trabajadores y consumidores: "Este es el momento de probar el compromiso social de las grandes empresas", ha dicho, de forma que "cualquier beneficio indirecto no engorde la cuenta de resultados ni los sueldos de los directivos" sino que revierta en la sociedad.

"No nos conformamos y vamos a dar un paso más con leyes que modernizarán nuestra economía: aprobaremos una nueva ley de mecenazgo", ha apuntado Sánchez en relación a una legislación esperada especialmente durante años en el sector cultural. El ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, ya se pronunció el pasado mes de mayo en que la idea del Gobierno es llevar a las cámaras este año la nueva ley de mecenazgo como parte de "una reforma fiscal" que tiene "vocación de ser más global".

El presidente adelantó que desbloqueará “de manera inmediata” la ‘Operación Campamento’ para la construcción de hasta 12.000 viviendas en Madrid, de las que el 60% serán vivienda protegida pública y el 40% de vivienda libre. También anunció que los abonos de Renfe serán gratuitos hasta el 31 de diciembre.

 El presidente inició su intervención realizando un giro a la izquierda, afirmando que su objetivo es “dejarse la piel” en la defensa de la clase media trabajadora, la principal afectada por la inflación.Sánchez quiso dejar claro desde un principio que “el gran reto” que tiene España es la “inflación”, a la que ha calificado de “enfermedad grave” para la economía.

Sánchez ha incidido en que “empobrece a todos” y “afecta a los colectivos más vulnerables”. Dentro de su argumentación rechazó que sea culpa del Gobierno como dice la oposición y para ello utilizó un símil médico. Sánchez comparó a la oposición con los “curanderos” por achacar a su gestión al frente del Ejecutivo la elevada inflación que padece España. Por ello ha criticado que se le señale a él por “prejuicios ideológicos” a través de “poderes mediáticos”.

 

Díaz anticipa más medidas tras el verano

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, afirmó que “sin lugar” a dudas está de acuerdo con las medidas económicas que ha anunciado el presidente, aunque ha reclamado que falta el impuesto a las grandes corporaciones que cotizan en bolsa y que tienen “beneficios muy importantes”. En este sentido, ha disertado que es el momento de desplegar una reforma fiscal progresista ha llegado “ya” y ha apuntado que en septiembre u octubre deberían desplegarse más propuestas, dado que las nuevas figuras tributarias no llegarán hasta el año que viene. Díaz ha recalcado que su espacio lleva muchos meses intentando que en decreto anticrisis se limitaran los márgenes de las grandes empresas de hidrocarburos.

Normas
Entra en El País para participar