MásMóvil y Orange pactan la salida a Bolsa y se reparten el consejo y la dirección

Orange tendrá la opción de hacerse con el control de la ‘joint venture’

MásMóvil propondrá al CEO y el grupo galo al presidente y director financiero

Jean-Francoise Fallacher, CEO de Orange España.
Jean-Francoise Fallacher, CEO de Orange España.

El grupo Orange y Lorca JVCo, matriz de MásMóvil, han trazado algunas de las líneas básicas de la joint venture de sus negocios en España, cuyo capital estará repartido al 50% entre ambos socios. Una de ellas es el acuerdo para la salida a Bolsa de la compañía.

Así, los dos socios destacaron que el acuerdo incluye un derecho a activar una Oferta Pública de Venta (OPV) bajo ciertas condiciones acordadas para ambas partes después de un periodo definido. En su presentación, establecieron un plazo entre 24 y 42 meses después del cierre de la transacción, que presumiblemente será durante el segundo semestre de 2023. Es decir, el debut de la compañía en los mercados financieros no será antes de finales de 2025.

En dicho escenario, Orange tendrá la opción de tomar de control de la nueva entidad combinada al precio de dicha OPV. La operadora francesa ya ha manifestado en distintas ocasiones su intención de mantenerse como el socio industrial de la nueva compañía, da su apuesta histórica por España que, en la actualidad, es el segundo mercado en aportación de ingresos al grupo Orange, solo por detrás de Francia.

La OPV será una puerta de salida a los fondos de inversión presentes en el capital de MásMóvil, Cinven, KKR y Providence, que tomaron el control de la compañía en la opa lanzada en 2020, valorada entonces en cerca de 5.000 millones de euros, incluida la deuda. Estos grupos controlan cerca del 85% del capital de la teleco, mientras que el resto está en manos de inversores españoles como la familia Ybarra Careaga, José Eulalio Poza (fundador de la antigua Ibercom), Inveready, así como directivos y empleados, entre los destaca el propio consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger.

Con la compra de una sola acción de la nueva empresa tras la salida a Bolsa, Orange ya pasaría a ser el accionista de control. La teleco francesa, que recibirá un dividendo de 4.200 millones de euros en el establecimiento de la joint venture, ya cuenta con distintas filiales cotizadas en mercados como Polonia o Bélgica. Su participada española, de esta forma, pasaría a unirse a ese grupo.

Igualmente, en el anuncio de su acuerdo, destacaron que la nueva compañía estará administrada de forma conjunta por Orange y Lorca JVCo, con los mismos derechos de gobernanza. En este caso, ambos socios no precisaron los términos exactos de ese reparto de poder.

No obstante, según señalan fuentes del sector, Orange nombrará al presidente no ejecutivo y al director financiero (CFO) de la nueva compañía. A su vez, MásMóvil propondrá al consejero delegado que, presumiblemente, será el citado Meinrad Spenger, directivo clave en el crecimiento de la teleco, quien se responsabilizará de la gestión del día a día.

De igual forma, Orange y MásMóvil han acordado el reparto al 50% del consejo de administración de la joint venture. En este caso, no obstante, los consejeros en representación de MásMóvil se repartirán entre los fondos de inversión que controlan JVCo. Dado el reparto del capital al 50%, será el consejo de administración el que tome las decisiones claves en torno a la estrategia.

Los acuerdos también se extienden al perfil de deuda de la compañía. En el anuncio indicaron que la fusión está soportada por una deuda 6.600 millones de euros sin recurso al accionista. Estos fondos se destinarán, en gran medida, al pago de un dividendo de 5.850 millones a los accionistas de Orange y MásMóvil.

Deuda

Este paquete de deuda, según dijeron en el anuncio de la fusión, se compone sobre todo de deuda bancaria, proporcionada por un conjunto de bancos nacionales e internacionales. Además, la deuda existente de MásMóvil se mantendrá en la nueva compañía.

Tras el cierre de la operación, la política financiera acordada entre Orange y Lorca JVCo incluye un objetivo de apalancamiento de 3,5 veces ratio deuda neta frente a ebitda (frente a cinco veces al cierre de la fusión, incluyendo sinergias) para facilitar la citada salida a Bolsa de la joint venture a medio plazo.

Normas
Entra en El País para participar