Orange y MásMóvil acuerdan su histórica fusión, y la valoran en 18.600 millones

Será el segundo operador nacional, si bien será líder en clientes de banda ancha fija y telefonía móvil

Prevén unas sinergias anuales de 450 millones

Orange y MásMóvil acuerdan su histórica fusión, y la valoran en 18.600 millones

Orange y MásMóvil han anunciado hoy un acuerdo definitivo para integrar sus respectivos negocios en España y crear operador, participado al 50%, que liderará mercados claves como la banda ancha fija o la telefonía móvil.

El acuerdo está valorado en 18.600 millones de euros, 7.800 millones para Orange España y 10.900 millones de euros para MásMóvil. La cifra está por debajo de los 19.600 millones establecidos en marzo pasado, tras el anuncio del inicio de las negociaciones en exclusiva.

La operación se espera que se cierre en la segunda mitad de 2023, como muy tarde, puesto que debe obtener las distintas aprobaciones de las autoridades administrativas, de competencia y regulatorias pertinentes. En principio, según fuentes del sector, la decisión final deberá venir de Bruselas, dada la dimensión europea de la transacción, especialmente por la presencia internacional de Orange.

En un comunicado, ambos socios han señalado que la joint venture creará un actor sostenible con capacidad financiera y escala suficiente que le permita seguir invirtiendo y asegurar el futuro de la competencia en infraestructuras en España, en beneficio de los consumidores y de las empresas. “La empresa conjunta, que uniría negocios complementarios como los de MásMóvil y Orange, daría lugar a importantes eficiencias, lo que permitiría a la entidad combinada acelerar las inversiones en FTTH y 5G, que serán beneficiosas para los consumidores españoles”, indican.

Como parte del acuerdo final, el valor empresa de Orange España se fija en 7.800 millones de euros (7,2 veces el EBITDAaL de 2022 y 37,1 veces el EBITDAaL – eCapex de 2022) y el de MásMóvil, que incluye la adquisición de Euskaltel, en 10.900 millones, 8,7 veces el EBITDAaL de 2022, y 14,9 veces el EBITDAaL – eCapex de 2022). Orange España llegaba al acuerdo sin apenas deuda, mientras que el grupo MásMóvil, como consecuencia de la estrategia de adquisiciones realizada en los últimos años, tenía una deuda cercana a 7.000 millones de euros.

Según ambas empresas, las Due Dilligences que se han venido realizando desde el pasado mes de marzo, han arrojado un potencial de sinergias superior a los 450 millones de euros anuales, a partir del cuarto año después del cierre de la operación. De ellas, 230 millones corresponden a sinergias de red, al incluir oportunidades de despliegue conjunto, racionalización de emplazamientos móviles, venta de espectro, optimización de contratos mayoristas y de transmisión, junto a otros ahorros de costes indirectos; y otros 160 millones a ventas, marketing y atención al cliente.

La transacción está soportada por un paquete de deuda de 6.600 millones de euros sin recurso al accionista, que financiará, entre otras cosas, un pago de 5.850 millones de euros a los accionistas del Grupo Orange y MásMóvil, que está controlada por KKR, Cinven y Providence, además de un grupo de inversores españoles como Inveready, José Eulalio Poza y la familia Ybarra Careaga, además de empleados y ejecutivos de la teleco, entre los que destaca su CEO, Meinrad Spenger.

Esta distribución a los accionistas será asimétrica, ya que lleva implícita el reequilibrio del valor patrimonial a favor de Orange para reflejar los diferentes niveles de endeudamiento de las dos compañías por separado. De esta manera, el grupo Orange percibirá 4.200 millones de euros, y los accionistas de MásMóvil, en torno a 1.650 millones.

El citado paquete de deuda se compone principalmente de deuda bancaria, proporcionada por un “pool” de bancos. La deuda existente de MásMóvil se mantendrá en la nueva compañía. Tras el cierre, la política financiera acordada entre Orange y Lorca JVCO, sociedad matriz de MásMóvil, incluye un objetivo de apalancamiento de 3,5 veces ratio deuda neta frente a ebitda (5 veces al cierre de la operación, incluyendo sinergias) para facilitar una salida a bolsa (OPV) de la joint venture a medio plazo. Orange y Lorca JVCO tendrán los mismos derechos de voto en la entidad combinada resultante.

El acuerdo inicial entre las partes de marzo contemplaba el derecho a lanzar una OPV bajo ciertas condiciones acordadas por ambas partes y, por otro, el derecho de Orange a tomar el control y consolidar la entidad combinada resultante en caso de una OPV. La teleco francesa siempre ha insistido en su intención de ser el socio industrial, con el objetivo de ser un actor clave en España, su segundo mercado en aportación de ingresos al grupo, solo por detrás de la propia Francia.

La unión de Orange y MásMóvil supone la operación corporativa más grande registrada en el mercado español en las últimas décadas, y provocará una reducción del número de operadores móviles de red de cuatro a tres. Orange es, actualmente, el segundo operador, mientras que MásMóvil se reforzó en 2021 como cuarto operador, tras la compra de Euskaltel. Telefónica se mantendrá como primero operador español en términos de ingresos y ebitda, pero la nueva compañía pasará a liderar el mercado en líneas de telefonía móvil y banda ancha fija.

La joint venture integraría los activos y los equipos de ambas compañías en España para dar servicio a 7,1 millones de clientes de banda ancha fija, de los que 5,8 millones son convergentes, 24,8 millones de clientes de móvil y casi 1,5 millones de clientes de TV.

La joint venture sería propietaria de amplios activos de red, lo que le otorgaría una diferenciación competitiva en el mercado: una red de fibra óptica ultrarrápida con presencia en todo el territorio nacional que alcanza los 16 millones de unidades inmobiliarias; y una red móvil de última generación con cobertura nacional, que gestiona un volumen de tráfico muy relevante del mercado español.

La entidad resultante se convertiría en un competidor más fuerte, con unos ingresos anuales de alrededor de 7.300 millones de euros y EBITDAaL de 2.200 millones, y ganaría la escala y la eficiencia necesarias para abordar una expansión ambiciosa y sostenible de sus redes de FTTH y 5G; además de contribuir a que España mantenga y continúe desarrollando unas infraestructuras de telecomunicaciones de nueva generación.

Normas
Entra en El País para participar