Las aseguradoras pueden potenciar los créditos de carbono, y a sí mismas

El creciente mercado de la plantación de árboles no está regulado, y deja a las grandes firmas vulnerables al fraude y a las pérdidas inesperadas

Arboretum de Raponda Walker, en Gabón.
Arboretum de Raponda Walker, en Gabón. reuters

Las aseguradoras pueden haber encontrado una forma de matar dos pájaros de un tiro. El creciente mercado de la plantación de árboles para compensar las emisiones de carbono no está regulado, y deja a las grandes firmas vulnerables al fraude y a las pérdidas inesperadas. Ahí pueden entrar las aseguradoras

Las industrias sucias claman por programas de compensación de emisiones. Los dueños de bosques de California, Australia o la República Democrática del Congo pueden medir el carbono que capturan sus árboles y vender créditos a firmas como BP y Shell para compensar sus enormes emisiones.

Pero la pérdida y el fraude son una amenaza constante. En 2021, más de 150.000 acres de bosques californianos que formaban parte de un programa de compensación se quemaron, según la organización CarbonPlan. Microsoft y BP habían comprado créditos vinculados a bosques ardiendo. Si los daños provocan que estos arbolados dejan de ser aptos para los créditos, podría darles un golpe financiero y de reputación. En Australia, las acusaciones de fraude han llevado al nuevo Gobierno a revisar los programas.

Los productos de seguros existentes apenas compensan a las grandes empresas. Los seguros de propiedad y accidentes a veces pagan para compensar al dueño del bosque, pero es poco probable que se extiendan a una gran empresa que ha vinculado sus objetivos climáticos a ello. Por ahora, no hay una compensación específica.

Seguros especializados podrían ayudar a llenar ese vacío. Firmas top como Allianz, Axa y Zurich podrían suscribir las posibles pérdidas. En el mejor de los casos, el mercado podría valer 4.000 millones de euros anuales, estima Howden Broking. Suponiendo que Zurich gane un cuarto de eso, podría sumar un 2% de ingresos a su previsión de ventas de primas para este año. Le vendría bien, ya que se espera que el sector de los seguros crezca solo un 3% en los próximos dos años.

Siempre y cuando las aseguradoras puedan diferenciar entre las compensaciones válidas y las que no lo son, es algo que beneficia a todos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías