¿Qué es la entrega colaborativa y qué beneficios tiene para las pymes?

Permite optimizar los costes en logística y aumentar la competitividad y fidelización de los clientes

entrega colaborativa

El reparto colaborativo permite a los autónomos rentabilizar sus desplazamientos. Así lo aseguran desde Shopopop, que dicen que entre los beneficios de este servicio para pymes se encuentra la optimización de los costes en logística, el aumento de la competitividad y la fidelización de los clientes.

La entrega colaborativa permite a las pymes evitar realizar grandes inversiones económicas en las entregas de última milla. A través de plataformas como Shopopop, los ciudadanos aprovechan sus viajes diarios para entregar productos a domicilio desde puntos de venta asociados a la plataforma. Es una manera de optimizar los costes de la logística tradicional.

Este modelo también contribuye a aumentar la competitividad. En concreto, ayuda a estrechar la brecha digital existente entre las grandes empresas, que ya disponen de un servicio digitalizado de delivery y las pymes. Así, las pymes podrán implantar un servicio de delivery y ser más competitivas en el mercado.

Por otro lado, pueden fidelizar a sus clientes. El funcionamiento de servicios de este tipo supone para las pymes una solución sostenible. Es, además, una manera de fidelizar a los clientes, ya que se optimizan los desplazamientos habituales de los repartidores para realizar las entregas. La rapidez del servicio permite a las pymes que puedan realizar las entregar en un plazo de 2 horas sin límites por franja horaria, por lo que aumentaría la satisfacción del cliente.

Adaptarse y fidelizar al cliente

El 99,8% de las empresas españolas son pymes. La general country de España en Shopopop, Clara Lloveres, asegura que “se trata de un modelo de negocio que permite poner solución a muchos de los problemas que encuentran las pymes a la hora de ofrecer un correcto servicio de entrega, favoreciendo el crecimiento económico y la fidelización de los clientes. En países cercanos, como en el caso de Francia, ya son más de 2.200 pymes las que utilizan estos servicios”.

Lloveres recuerda que las pequeñas y las medianas empresas necesitan “adaptarse a las nuevas demandas en materias como el delivery, de forma que puedan mantener su competitividad en el mercado”.

Normas
Entra en El País para participar