Tecnología

TSMC eleva su beneficio un 76,4% y disipa el temor a un exceso de oferta de chips

El fabricante taiwanés advierte que la inflación y el temor a una recesión podrían reducir la demanda de productos electrónicos. Los centros de datos y el vehículo eléctrico tirarán del sector

Logo del fabricante de chips taiwanés TSMC.
Logo del fabricante de chips taiwanés TSMC.

TSMC, el fabricante taiwanés de microchips, dispara sus ganancias trimestrales en un contexto de creciente demanda global de semiconductores. La compañía logró en el segundo trimestre un beneficio neto de 237.030 millones de nuevos dólares taiwaneses (7.901 millones de euros), un 76,4% más que en el mismo periodo de 2021.

Su facturación total se elevó hasta los 534.140 millones de nuevos dólares taiwaneses (17.806 millones de euros), lo que supone un crecimiento del 43,5%. "Nuestro negocio del segundo trimestre se vio respaldado por la demanda relacionada con la computación de alto rendimiento, el internet de las cosas (IoT) y la industria automotriz", dijo Wendell Huang, vicepresidente y director financiero de TSMC.

La compañía, uno de los mayores fabricantes de chips del mundo, avanzó también que para su tercer trimestre prevé un crecimiento de ingresos que podría ser el más alto en 10 trimestres, mostrando que confía en las perspectivas a largo plazo de su negocio, especialmente por la demanda de chips para centros de datos, que está creciendo al calor del impulso de la computación en la nube, y los vehículos eléctricos. Samsung también destacó hace unos días que la demanda de chips para centros de datos también han tirado de su negocio de semiconductores.

"Esperamos que en el tercer trimestre nuestro negocio se apoye en la continua demanda para la industria que utiliza tecnología de 5 y 7 nanómetros", añadió el directivo. La taiwanesa espera que sus ingresos entre julio y septiembre oscilen entre los 19.800 y 20.600 millones de dólares estadounidenses (19.700 y 20.498 millones de euros).

Los resultados del segundo trimestre de TSMC, un importante proveedor de Apple, subrayan la resistencia de la demanda de estos componentes en medio de una crisis por la escasez de microchips, causados en parte por los efectos de la pandemia de Covid-19, que disparó las ventas de smartphones y ordenadores, y las tensiones comerciales entre China y EE UU. Y, según apunta Reuters, alivian algunas preocupaciones sobre un posible exceso de oferta de chips tras la escasez apuntada, ya que la inflación y la preocupación de recesión podrían reducir la demanda de productos electrónicos. 

TSMC, entre cuyos clientes se encuentran grandes fabricantes de chips como Qualcomm, advirtió, en este sentido, que la demanda se está enfriando por parte de los clientes de electrónica de consumo. Su CEO, C.C. Wei, señaló que tras dos años de pandemia, que obligó a teletrabajar y estudiar a distancia, "este tipo de ajuste es razonable", pero añadió que, pese a los ajustes de inventario y a las incertidumbres macroeconómicas, la demanda de semiconductores a largo plazo se mantendrá firme. 

El directivo también apuntó que la inflación será un reto, haciéndose eco de comentarios de Intel, que advierten que planean aumentar los precios de los chips debido al aumento de los costes, según informa Reuters. En mayo, el diario japonés Nikkei informó de que TSMC había advertido a sus clientes, por segunda vez en menos de un año, que planeaba subir los precios. TSMC no confirmó tal información. Se ha limitado a decir que sus precios eran estratégicos y no oportunistas. 

Normas
Entra en El País para participar