_
_
_
_
_
Renovables

El CEO de OPDE cobrará un bonus si consigue sacar la compañía a Bolsa

Luis Cid se embolsará 3,5 millones en efectivo, que deberá reinvertir en acciones de la compañía

Álvaro Bayón

OPDE tratará este mes de julio de poner una pica en Flandes. Protagonizar la primera salida a Bolsa en el mercado español en un año. Conseguir esta gesta tendrá un fuerte aliciente para Luis Cid, consejero delegado de la compañía de renovables, que le permitirá embolsarse un bonus por la operación y recibirá un plan de incentivos en acciones.

Según un informe elaborado por Renta 4, uno de los bancos colocadores de la operación, al que ha tenido acceso CincoDías la compañía prevé repartir un bonus especial a su consejero delegado en caso de que la operación llegue a buen puerto. Este informe no detalla el importe de estos bonus, pero en el folleto de su anterior intento por debutar en el mercado, del año pasado, especificaba que Cid tendría derecho a cobrar dos bonus por ejecutar la operación, a cobrar en efectivo.

Uno de ellos es de hasta 500.000 euros para repartir entre el equipo directivo. Y el otro es solo para el CEO y tiene un importe 7,13 millones si la compañía levantaba en el mercado 375 millones. Como la empresa ha reducido en este año el tamaño de la oferta, los 200 millones que busca recabar ahora le darían a Cid unos 3,8 millones de euros. Entre ambos emolumentos, el CEO de OPDE se embolsaría más de 4 millones de euros por la operación en dinero contante y sonante. El ejecutivo se comprometía a invertir el 55% de ese dinero en la salida a Bolsa.

El folleto remitido este año actualiza las cifras. Cid tendrá derecho a cobrar 3,56 millones si la operación llega a buen puerto y se ha comprometido a utilizar este dinero para acudir a la salida a Bolsa. También se ha embolsado otros 2,1 millones por la venta de activos a Bruc del verano pasado.

El informe de Renta 4 habla también de que un grupo de directivos cuentan con un plan de incentivos a largo plazo. Este documento explica que este plan se remunerará en acciones, salvo en determinados casos en los que se abonará en efectivo. Y que está condicionado a la permanencia en la compañía hasta 2024, con un aplazamiento de un año. También indica que el número de acciones de la compañía entregadas a sus directivos se obtiene mediante la multiplicación del número de acciones concedidas inicialmente (un dato no publicado hasta ahora) y una tasa que tiene en cuenta el retorno al accionista, el ebitda y el nivel de proyectos en fase de preconstrucción.

El folleto de hace un año también contemplaba un programa de pago en acciones a largo plazo. En este caso, contemplaba la entrega a empleados y directivos de la compañía de hasta 15 millones de euros en acciones en el escenario de mejor desempeño de la compañía y de 8,64 millones en títulos en el escenario deseado.

En este caso, el nuevo folleto de salida a Bolsa habla de una compensación de 1,63 millones en este año a repartir entre el equipo directivo, entre los que se encuentra el CEO. Y también reconoce un plan de retención del talento ligado a la OPS, que supuso el pago de 560.000 euros a determinados directivos en mayo y de 921.000 euros en acciones y 80.000 euros en efectivo cuando tenga lugar la operación. También cobtempla la creación de un sistema de incentivos a largo plazo, en vigor entre 2022 y 2024, que supondrá el pago de 13 millones en el escenario más optimista y de 7,52 millones en el base.

La firma trabaja contrarreloj para debutar, esta vez, en el mercado antes de agosto. Según ha comunicado, se valora en una horquilla de entre 503 y 572 millones, a razón de entre 4,75 y 5,40 euros por acción. Para garantizarse el éxito en la operación, la compañía cuenta con el compromiso de la familia Mayoral de tomar el 6% del capital. Santander, Barclays y Société son los bancos encargados de pilotar la operación.

La deuda se incrementará

Renta 4 apunta en su informe que OPDE cuenta con una deuda de 450 millones, lo que representa 3 veces su ebitda estimado para este año. La casa de análisis apunta a que el nivel de enduedamiento tocará techo durante 2023 hasta reprsentar siete veces el ebitda, pero que después comenzará a bajar. Se quedará en torno a las 5 veces entre 2024 y 2026. La mayor parte de la deuda de la compañía corresponde con deuda de proyecto, fuera de balance y por la que responden solo los proyectos que se financian. De los 450 millones de deuda con los que cuenta, 311 millones corresponden con este tipo de financiación. Además, acaba de firmar un préstamo con EIG y Generali, que aportan hasta 250 millones de financiación.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Álvaro Bayón
Redactor de la sección de empresas especializado en operaciones corporativas, banca de inversión y capital riesgo. Graduado en Estudios Hispánicos por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Periodismo UAM-El País, ha desarrollado toda su carrera en Cinco Días, donde trabaja desde 2016.

Archivado En

_
_