Por el nuevo convenio

Mercedes-Benz sigue con huelgas pese al pre acuerdo con la mayoría sindical

Referéndum de la plantilla el próximo 18 de julio que será clave para una inversión de 1.200 millones

La planta alavesa tiene 5.000 empleados.
La planta alavesa tiene 5.000 empleados.

Mercedes-Benz (MB) no logra la paz laboral en su fábrica de Vitoria, que ya suma siete días de huelgas a causa de las movilizaciones por la negociación del nuevo convenio colectivo. El paro convocado este miércoles por los sindicatos ELA, LAB y ESK ha vuelto a paralizar las instalaciones, que ensamblan 700 vehículos en cada jornada en actividad.

La filial de Daimler ha alcanzado un pre acuerdo con la mayoría sindical del comité de empresa. Las centrales UGT, CCOO, Ekintza y PIM, que suman diecisiete delegados, frente a los catorce de los convocantes. Pero ese acercamiento de las posturas no ha evitado el paro de este miércoles, con otros anunciados también para el jueves y viernes de esta semana.

El próximo 18 de julio está marcado en rojo en la agenda de los directivos de Mercedes-Benz y en la de los sindicatos. La plantilla de 5.000 trabajadores está convocada a una asamblea y posterior referéndum, en el que se decidirá por mayoría simple si siguen las protestas o se acepta el pre acuerdo, alcanzado tras 19 meses de negociaciones. El respaldo de los trabajadores a ese pacto será clave para que Mercedes-Benz decida la puesta en marcha de una inversión de 1.200 millones en Vitoria. Con una decisión en contra "nos acercaríamos al precipicio", según declaraciones de Emilio Titos, director de la planta. 

MB ha descartado la sexta noche de trabajo, los domingos, y que era uno de los puntos de discrepancia. La marca de la estrella ha propuesto una batería de medidas aceptada por UGT, CCOO, Ekintza y PIM. Entre ellas, un aumento salarial del 6 % en 2022 y del 2,25 % anual para el periodo 2023-2026. Con cargo a 2021, una remuneración no consolidable de 4.500 euros a la firma del convenio.

Además, una paga de transformación de 1.000 euros a abonar cada septiembre. Con opción a ingresos adicionales de 2.250 euros según la consecución de diferentes objetivos de productividad. Si se supera una producción anual de 200.000 vehículos, que nunca ha alcanzado la fábrica, antes de la inversión anunciada de 1.200 millones, otro abono extra de 500 euros.

La participada de Daimler también se compromete a que 250 empleados puedan adelantar su jubilación a través del modelo del contrato relevo. Y a convertir en fijos a 400 trabajadores con contrato temporal. Otros 150 puestos de trabajo estarían asegurados para personas con limitaciones acreditadas por los servicios médicos del centro.

El pre acuerdo se consiguió a última hora de este pasado martes y tras una negociación que se extendió durante más de nueva horas. Con consultas de los directivos de la planta alavesa a los gestores de la multinacional Daimler en su sede en Sttugart (Alemania).

Los sindicatos que discrepan del pre acuerdo citado exigen subidas salariales alineadas con el IPC actual, que está en máximos históricos, por encima del 10 %. Según lo comentado, el acuerdo laboral es la condición exigida por MB para realizar la citada inversión de 1.200 millones, que reforzará el centro de cara a la movilidad eléctrica.

Normas
Entra en El País para participar