Crónica de la Bolsa

El Ibex se aleja de Europa por el castigo a los bancos

El selectivo español retrocede un 0,14%

La volatilidad coge fuerza en un mercado que, ya en época estival, maximiza cualquier movimiento, sea al alza o a la baja. Las Bolsas europeas lograron ayer remontar las fuertes caídas registradas el lunes y aparcan, por una jornada al menos, el temor a un corte en el suministro del gas ruso –ayer recortó tras la fuerte subida del lunes– y la llegada de la recesión. Los analistas esperaban con cautela la publicación de las actas de la última reunión de la Fed, dadas a conocer con las Bolsas europeas ya cerradas. El Ibex 35 se desmarcó de las subidas imperantes en Europa y cerró con una caída del 0,14% que lo alejan de los 8.000 puntos que perdió ayer.

El fuerte descenso de las rentabilidades de la deuda soberana en jornadas atrás ante el temor a un parón de la economía penaliza a las entidades bancarias, beneficiadas en las últimas semanas por la espectativa de subida de tipos de interés en la zona euro. Bankinter lideró los recortes con una caída del 7,84%, mientras que CaixaBank y Sabadell se dejaron un 6,6% y un 6,67%, respectivamente. Más suave fue la caída de Santander (-1,85%) y BBVA (-0,13%). En el lado de los ascensos Indra (4,2%), Inditex (3,9%) y Rovi (3,68%) lideraron las ganancias.

En el mercado de divisas, el euro ahonda en nuevos mínimos desde hace veinte años frente al dólar, por la desbandada de los inversores hacia el billete verde, como ocurre siempre que asoma el temor a una posible recesión. El euro, que se ha depreciado desde hace meses por el diferencial de tipos (la Fed ya ha subido las tasas en dos ocasiones y el BCE todavía ninguna), ha bajado hasta 1,023 dólares, su mínimo desde diciembre de 2002 y muy próximo a la paridad.

Las alarmas saltaron ayer tras la publicación del índice PMI de la eurozona, que aunque registró crecimiento se ralentizó fuertemente y apunta a un declive económico.

La elevada inflación, presionada adicionalmente por la guerra de Ucrania y las sanciones a Rusia, y las subidas de tipos de interés de los bancos centrales frenan la economía y muchos inversores temen que esta estrategia acabe causando una recesión.

Esta posibilidad impactó en el precio del petróleo ante las menores previsiones de demanda. Ayer, el crudo Brent, el de referencia en Europa, caía casi el 10% al cierre de las Bolsas en Europa, hasta 102 dólares el barril, un precio no visto desde el 11 de mayo pasado. Hoy prolonga los descensos y en niveles intradía ha llegado a perder los 100 dólares.

Por su parte, el gas natural cae un 8% hasta los 152 euros por megavatio hora, y rompe con cinco sesiónes consecutivas de subidas, después de que el Gobierno noruego haya detenido la huelga en la industria del petróleo y el gas, al proponer un arbitraje salarial obligatorio para resolver el conflicto de negociación colectiva entre el sindicado Lederne y la organización Petróleo y Gas de Noruega. Ayer, el precio del gas alcanzaba los 175 euros por megavatio hora (MWh), máximo en cuatro meses, por el temor a una reducción del suministro desde Rusia, según datos de Bloomberg recogidos por Efe.

En Alemania, el ministro de Economía y Clima, Robert Habeck, ha advertido de que la crisis energética del gas podría tener un efecto dominó en el mercado y no ha descartado una intervención de los precios del gas.

Normas
Entra en El País para participar