La caída del precio de las materias primas industriales augura una recesión global

Un informe de Goldman Sachs revisa a la baja el valor del hierro

Materias primas Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los precios de las materias primas industriales empiezan a mostrar señales inquietantes que apuntan a una recesión global. En lo que va de año, la cotización del aluminio se ha desplomado un 13%, la del cobre un 17% y la de las barras de acero un 18%, lo que indica que la demanda empieza a flaquear.

A diferencia de lo que ocurre con las materias primas energéticas, como el petróleo o el gas natural, que siguen en máximos por las distorsiones que ha provocado la guerra de Ucrania y las sanciones a Rusia, las materias primas industriales llevan varios meses mostrando una notable debilidad.

Ayer, un informe del banco estadounidense Goldman Sachs revisó a la baja sus previsiones para el precio del hierro. Sus expertos consideran que un deterioro económico de la economía mundial y los problemas de China para desembarazarse por completo del Covid-19 acabarán por reducir los precios.

Otros materiales utilizados en diversas industrias, como el zinc, el estaño o el plomo, también acumulan en 2022 importantes caídas.

El coste medio de los fletes empieza a caer

  • Contenedores. El Freightos Baltic Index mide las tarifas globales de transporte de contenedores, calculando tarifas al contado para contenedores de 40 pies (12 metros) en 12 rutas comerciales globales. Este índice, tras tocar su máximo en septiembre de 2021, comenzó un lento declinar. En lo que va de año, el precio de los fletes ha caído un 30%, reflejando la debilidad de la demanda.
  • Baltic Dry Index. El índice de fletes más antiguo y popular, también muestra señales de moderación en las últimas semanas. Tras haber alcanzado su máximo de una década en septiembre de 2021, el Baltic Dry Index empezó a caer con fuerza. En las últimas seis semanas, el índice muestra una caída de precios del 30%.

A estos retrocesos, también se suman los de otros materiales más específicos. Es el caso de las planchas de madera, muy utilizadas en el sector de la construcción en Estados Unidos, y que este año se han depreciado un 52%. O el de la pulpa de celulosa, que ha caído un 7% este año.

La única parte positiva de todas estas correcciones es que contribuirán a limitar la inflación. Pero la parte mala es el origen de las caídas. Hace un año la inflación empezó a dispararse en Estados Unidos (tras años de bajos tipos de interés e ingentes ayudas para sobrellevar los efectos de la pandemia de 2020). La Reserva Federal tardó en actuar y, cuando lo hizo anunciando subidas de tipos, ya era demasiado tarde. Ahora, ha declarado la guerra a las subidas de precios, aún a costa de sacrificar crecimiento económico. Cada vez son más los economistas que auguran que para a finales de este año o a comienzos del próximo, la economía de Estados Unidos entrará en recesión.

Planta siderúrgica Zaporizhstal Integrated Iron en Zaporizhzhia, Ucrania
Planta siderúrgica Zaporizhstal Integrated Iron en Zaporizhzhia, Ucrania REUTERS

Otras materias primas agrícolas, como el aceite de palma o el algodón, también han empezado a corregir y acumulan en 2022 unas caídas del 18% y el 8%, respectivamente.

Helima Croft, responsable global de estrategia en materias primas de RBC Capital Markets explica que “el temor a una recesión global está ahora marcando el compás de los mercados, eclipsando incluso los temores a una inflación desbocada”.

Con todo, estas caídas de los precios en materias primas industriales y agrícolas no se han acompañado, por el momento, con un cambio claro de tendencia en el petróleo o el gas natural. Los expertos señalan que los mercados de estos combustibles están demasiado alterados y condicionados por el devenir de la guerra de Ucrania y las sanciones.

Normas
Entra en El País para participar