El sector inmobiliario chino dejará a pocos en pie

Sigue teniendo serios problemas para acceder a los mercados de deuda

Cartel de Vanke en unas obras en Shanghái (China).
Cartel de Vanke en unas obras en Shanghái (China). reuters

Pocos son los que se mantienen firmes en el turbulento inmobiliario chino. Vanke, el segundo promotor por ventas, ve cierta recuperación. Pero puede pecar de optimismo.

En junio, más de un centenar de ciudades pusieron en marcha 120 medidas de estímulo para frenar la caída de las ventas, según la consultora Centaline. El presidente de Vanke, Yu Liang, afirma que la mitad de las urbes de primer nivel están registrando precios más altos, y espera que las ventas aumenten claramente en junio respecto a mayo.

Tal optimismo exige cautela. La última encuesta del banco central sugiere que la demanda de préstamos se debilitó aún más en el segundo trimestre. En una ruptura con los ciclos de estímulo anteriores, los hogares pueden no estar dispuestos a contratar hipotecas mientras sufren repetidos confinamientos.

Para un fuerte repunte de los gigantes inmobiliarios haría falta un acceso más fácil a los mercados de deuda. Pekín ha ofrecido cierto apoyo, pero la confianza tardará en restablecerse. La emisión de deuda onshore para promotores no públicos cayó un 73% interanual en enero-abril, según S&P Global Ratings. Los mercados offshore siguen en gran medida cerrados. Varias firmas, entre ellas Evergrande, están luchando contra peticiones de liquidación que podrían tener efectos en cadena.

Así, es más fácil para un prestatario con grado de inversión como Vanke hablar de repunte. Por otra parte, casi el 60% de los 41 promotores de alto rendimiento que califica Moody’s están ahora en una lista de nombres considerados especulativos y sujetos a un alto riesgo crediticio, frente al 4,9% de hace un año. La agencia predijo en mayo que las ventas de los promotores de alto rating cubrirían la deuda vencida, pero que los de rating basura generarían ingresos que solo cubrirían el 70%, ya que bajaron los precios con la esperanza de generar efectivo rápidamente.

Hay un gran test a la vuelta de la esquina. En julio vencen 14.000 millones de euros de deuda onshore y offshore, la mayor cantidad mensual en lo que queda de año, según Gavekal Dragonomics. Eso permitirá ver hasta dónde llega el optimismo de Vanke.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías