Crónica de la Bolsa

El Ibex retrocede un 1,6% y se despide de los 8.200 puntos con el IPC desbocado

En línea con el resto de Europa

Los datos macroeconómicos no invitan al optimismo. Mientras la inflación pulveriza récord tras récord, la confianza de los consumidores y la economía desaceleran. Con los bancos centrales abocados a seguir subiendo los tipos para devolver la estabilidad a los precios, los temores de recesión crecen día a día. Una buena muestra fue el comportamiento de los activos de riesgo. El Ibex 35 que desde primera hora se decantó por las ventas, siguiendo la estela bajista del martes en Wall Street, profundizó las caídas y concluyó con un descenso del 1,56%. En solo una jornada el selectivo español evaporó la barrera de los 8.300 y los 8.200 puntos.

Los descensos fueron generalizados entre los integrantes del Ibex. Aunque solo seis cotizadas escaparon a las ventas, por encima de todas destacó el castigo de Grifols. La compañía vivió su peor sesión en siete años y cedió un 12,33%, caídas que superan a las registradas con el estallido de la pandemia. A cierta distancia se situaron Fluidra (-9,38%), Colonial (-7,24%) y Meliá (-6,1%).

Entre los valores que lograron esquivar las pérdidas destacaron los bancos junto a Inditex (0,23%) y Telefónica (0,56%), dos de los pesos pesados del selectivo. Las subidas de las entidades se vieron auspiciadas por las expectativas de subidas de tipos. Los altos niveles de inflación dan sentido al proceso de normalización monetaria. Como ya señaló un día antes la presidenta del BCE, la institución europea está preparada para poner fin a los tipos cero. Después de subir las tasas en 25 puntos básicos en julio, el BCE seguirá con el proceso al ritmo y tiempo que sea necesario para devolver la inflación al 2%, una posición que se mantiene en línea con la defendida por la Reserva Federal y que ha llevado a Jerome Powell a cometer este mes la mayor subida desde 1994.

El comportamiento del Ibex 35 se mantuvo en línea con el registrado por el resto de Bolsas europeas. El Dax alemán retrocedió un 1,7%; el Cac francés, un 0,9%; el FTSE británico, un 0,15% y el Mib italiano, un 1,21%. Los temores de recesión han cortado la recuperación que vivió la renta variable semanas atrás, una tendencia que como advertían los analistas tenía pocos visos de prolongarse.

Al cierre de los mercados europeos Wall Street prolongaba los descensos. Un día después de conocerse que la confianza de los consumidores ha caído a mínimos de 16 meses, el dato definitivo del PIB confirma una contracción del 1,6% en el primer trimestre, una décima más que el dato inicial.

En contra de lo cabría esperar el tono más agresivo que muestran los bancos centrales contra la inflación no sirvió de impulso a las rentabilidades de la deuda. Con los inversores deshaciendo sus posiciones de más riesgo, los bonos empiezan a plantearse como una alternativa. La rentabilidad de la deuda española a 10 años bajó 13 puntos básicos hasta el 2,59% con la italiana y alemana en el 3,4% y el 1,5%, respectivamente.

Normas
Entra en El País para participar