Internacional

La UE se abre a poner un tope a los precios del petróleo ruso

Biden llegará el martes a Madrid para la cumbre de la OTAN procedente del G7

El presidente de EE UU, Joe Biden.
El presidente de EE UU, Joe Biden. Getty Images

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha admitido este domingo que el G7, reunido en Alemania, debatirá la idea de poner un tope a los precios de ciertos servicios relacionados con las importaciones de petróleo rusas, que la UE podría decidir junto con sus socios, pero que requiere “prudencia”.

“Si vamos en dirección sería necesario el apoyo de los 27 Estados miembros”, subrayó el presidente del Consejo Europeo, así como “asegurarnos que el objetivo es dirigirnos contra Rusia y no hacernos la vida más complicada”, indicó.

Los países del Grupo de los Siete discuten un límite de los precios del petróleo ruso que funcionaría mediante la imposición de restricciones a los seguros y al transporte marítimo, según fuentes próximas.

El posible mecanismo sólo permitiría el transporte de crudo y productos petrolíferos rusos vendidos por debajo de un umbral acordado, según estas mismas fuentes.

Los líderes de los siete países más ricos reunidos en Elmau admitieron su preocupación por el estado de la economía mundial, con una inflación disparada y problemas de suministro, y prometieron a una respuesta unida a los retos planteados. Como anfitrión, el canciller alemán Olaf Scholz, admitió en un mensaje el problema de la escalada de precios.

El encuentro reúne también Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Italia, Canadá y Japón más la Unión Europea. “Compartimos esta preocupación”, dijo Scholz, quien, sin embargo, quiso subrayar “la confianza de que sabremos lanzar desde aquí el necesario mensaje de cohesión” frente a la situación creada por la “brutal agresión” lanzada por el presidente ruso, Vladimir Putin, contra Ucrania.

A su vez, los líderes del G7 anunciaron un gran plan de infraestructuras, impulsado por Estados Unidos, para contrarrestar el avance de China. Según la Casa Blanca, la iniciativa, bautizada como Colaboración por la Infraestructura Global y la Inversión, pretende impulsar el desarrollo de países de ingresos bajos y medios, fortalecer la economía global y la cadena de suministros, con una inversión conjunta de 600.000 millones de dólares.

El presidente de EE UU, Joe Biden, anunció que su país destinará 200.000 millones de dólares a esta iniciativa a lo largo de cinco años, a través de fondos del Gobierno federal en colaboración con el sector privado.

Además, Biden anunció un plan para bloquear las importaciones de oro procedente de Rusia, como una medida más de presión a Vladimir Putin, y que tendrá que ser apoyada por sus socios.

Los líderes del G7 tienen hasta mañana para debatir y confirmar la declaración final. Precisamente mañana se trasladará Biden a Madrid para asistir a la cumbre de la OTAN, que acoge a los socios hasta el jueves, con la guerra de Ucrania como principal preocupación.

Normas
Entra en El País para participar