Hotelverse ultima una segunda ronda de financiación de tres millones de euros

La firma crea ‘gemelos’ digitales de hoteles para mejorar las ventas. El objetivo fijado es crear 3.500 clones en los próximos tres años.

Rafael Bover y Fermín Carmona, cofundadores de Hotelverse.
Rafael Bover y Fermín Carmona, cofundadores de Hotelverse.

La industria hotelera lucha desde la Gran Recesión de 2008 por desengancharse de su fuerte dependencia de las agencias de viajes online, que controlan una parte significativa de sus ventas. El desplome de la economía mundial provocó que los hoteles optaran por reducir sus departamentos de ventas y externalizarlos a gigantes como Booking o Expedia, que en la actualidad siguen controlando el 32% de sus reservas en España, según el último informe de la patronal europea de hostelería Hotrec.

Y uno de los proyectos más disruptores es el liderado por la startup Hotelverse, que pretende crear ‘gemelos’ digitales de los hoteles que se integren en las plataformas de ventas de las propias compañías hoteleras para reducir la dependencia de las agencias de viajes online, mejorar su porcentaje de ventas directas e incrementar su facturación a través de la comercialización de servicios ofrecidos con la tecnología.

Dos exdirectivos de Iberostar, que tiene el 10% del capital, fundaron la compañía

La compañía fue creada en 2019 por dos directivos de Iberostar (Fermín Carmona y Rafael Bover), que arrancaron el proyecto dentro del gigante hotelero de la familia Fluxá y que posteriormente optaron por desarrollarlo fuera, pero con el apoyo de la hotelera, que se ha quedado con un 10% de la compañía.

En abril de 2022 cerraron su primera ronda de financiación, en la que levantaron un millón de euros, y ahora ultiman una segunda, por tres millones, que tendrá tres fases diferentes: antes del próximo verano podrán acceder a medio millón; después del verano a otro medio millón y en abril de 2023 a otros dos millones de euros.

Prometen una mejora del 30% en las búsquedas que se convierten en reservas

La clave está en desarrollar aplicaciones en tres dimensiones que permitan a los clientes una experiencia de reserva diferente. “Pueden visualizar las zonas comunes, entrar en los restaurantes y las piscinas, explorar las habitaciones en función de su ubicación o las vistas antes de realizar el viaje, lo que muchas veces sirve para evitar frustraciones”, señala Fermín Carmona, consejero delegado de Hotelverse. Al mismo tiempo pueden reservar servicios que en épocas de mucha ocupación no están disponibles. “Lo más importante es que puede llegar a mejorar hasta un 30% la tasa de conversión, una métrica que mide el número de búsquedas que finalmente se convierten en reservas”.

Normas
Entra en El País para participar